Retirados 2.675 coches abandonados

Una media de 1.500 vehículos permanecen estacionados meses en Valencia

Tres llamadas a la grúa, una comparecencia a la central de la Policía Local de Valencia, en la avenida del Cid, dos avisos verbales a dos agentes y varias gestiones más durante nueve meses no sirvieron hasta hace pocos días para retirar tres coches abandonados, aún queda uno, de la calle de Chiva. Durante ese tiempo, un Nissan Patrol, un Peugeot rojo y un Seat Ibiza negro han permanecido estacionados frente a los números 41, 49 y 51, respectivamente. La Policía Local llegó a explicar que el proceso administrativo es complejo y que la grúa no retira los vehículos porque no tiene sitio suficiente en la base de la carretera de Malilla y porque la tasa por retirada la cobra al Ayuntamiento al cierre de ejercicio, distinto del cobro inmediato que realiza al dueño de un coche retirado no abandonado.

La grúa traslada coches "de un lado para otro" porque no caben en la base

Según explicó ayer el concejal socialista Matías Alonso, la ciudad de Valencia concentra en un año más de 4.000 vehículos abandonados (la cifra coincide con la que maneja la Policía Local: 2.675 retirados durante 2007 (siete al día) más los que quedan aún en la vía pública).

Matías Alonso recordó ayer que el problema es serio y supone un riesgo de salud pública "porque los líquidos de los coches son altamente contaminantes", multiplica la escasez de espacio de estacionamiento "porque hay al menos 1.500 plazas ocupadas por coches abandonados durante meses", y genera un perjuicio económico "porque ni siquiera la contrata puede realizar el servicio en el volumen que le sería rentable porque no tiene espacio para depositar los vehículos". La falta de espacio tiene su origen en que una modificación legislativa europea obliga a mantener los coches en depósito alineados, no amontonados en vertical como estaban antes. La capacidad real se ha reducido de forma importante.

La empresa ServiCleop utiliza la base situada en la carretera de Malilla para los coches abandonados, pero no le caben. "Y como la concesión es una continua renovación de unas bases antiguas en las que no se exige prácticamente, aunque la empresa dice que está buscando nuevas ubicaciones, como nadie les pone un plazo, ni les insta a que en efecto lo hagan, pues la nueva base, de momento, no existe", afirma Matías Alonso.

El concejal socialista señala puntos -como la calle de Hermanos Rivas, la Plaza de San Jerónimo, junto a la ermita, y varios puntos del barrio de Orriols- como lugares "con los que la grúa juega para ir trasladando coches de un lado para otro, que no se depositan en la base, sino que van de un lugar a otro de la ciudad".

El procedimiento sobre un coche abandonado -que debe de instar un agente de la Policía Local- empieza por la pegatina de advertencia al propietario de que tiene un mes como máximo para retirar el vehículo. Si no hay respuesta, se denuncia al servicio de multas, que notificará la sanción al titular del coche, que puede no ser el dueño. Y si ese proceso no da sus frutos, tráfico responde que no se ha localizado a nadie y el coche entra en fase de retirada. Eso puede demorarse un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50