El Consell 'esconde' en sus cajones 1.224 millones en facturas impagadas

La Sindicatura de Comptes pide que se reduzcan los cambios presupuestarios

La deuda no contabilizada por el Consell, lo que vulgarmente se llama facturas pendientes de pago guardadas en los cajones, volvió a crecer durante 2006. La Sindicatura de Comptes, el órgano encargado de auditar las cuentas de la Generalitat y otras entidades públicas, entregó ayer el informe correspondiente al ejercicio contable del año pasado.

Canal 9 acabó un año más en quiebra técnica y con pérdidas millonarias

Más información

La auditoría revela que en los cajones, casi todos de la Consejería de Sanidad, se dejaron por pagar 1.224 millones de euros, casi 95 más que en 2005. La auditoría correspondiente a este ejercicio, entregada en vísperas de las elecciones autonómicas, fue un espejismo ya que se trataba de una reducción de las deudas sumergidas insólita que no se producía desde 1986.

Las causas del incremento de los gastos, fundamentalmente en la atención sanitaria, son muchos y variados pero no cuentan con suficiente dotación presupuestaria, como ayer volvió a poner de manifiesto la Sindicatura de Comptes. El responsable de la contabilidad del Consell, el vicepresidente económico Gerardo Camps, se apresuró a señalar que las facturas en el cajón sólo ascienden a 816 millones. Pero, en todo caso, esa cifra correspondería ya a 2007 y no a 2006. Camps argumentó que los convenios firmados por la Consejería de Sanidad y el Instituto Valenciano de Finanzas con diversos acreedores ha permitido aflorar 408 millones de euros no reconocidos para convertirlos en deuda a largo plazo.

La Sindicatura da un toque de atención al Gobierno valenciano para que reduzca el impacto de las modificaciones presupuestarias, que en 2006 ascendieron a la no despreciable cantidad de 721 millones de euros. De ellos, 453 millones correspondieron a las transferencias a Sanidad para pagar medicamentos y personal.Los ingresos registrados durante 2006 por parte de la Generalitat crecieron en un 10,4% respecto al año anterior, fundamentalmente gracias al buen comportamiento de los impuestos sobre actos jurídicos documentados. Pero también lo hizo la deuda, pese a que se dieron de baja derechos pendientes de cobro incobrables. La cantidad adeudada a finales de 2006 era de 302 millones de euros más que a principios de ese año y llegaba casi a los 7.098 millones de euros.

Pero si estos son los trazos más llamativos de la auditoría realizada a la contabilidad general de la Generalitat, las empresas públicas son las que registran las cuestiones más llamativas. Estas son las principales:

- Palau de les Arts. Las obras de este coliseo de la ópera habían costado a finales de 2006 la friolera de 442 millones de euros, incluyendo parte del equipamiento y la urbanización anexa. La obra, por la que el arquitecto Santiago Calatrava ha cobrado ya más de 45 millones de euros, se adjudicó en 1995 por 84 millones. El desbarajuste en el gasto atañe a todo el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que a finales de 2006 había supuesto un gasto en obra de 1.128 millones de euros, casi un 80% más de lo previsto. De muestra, otro botón: L'Oceanogràfic que se adjudicó por 39 millones finalmente ha costado 115.

- Canal 9. Ràdio Televisió Valenciana acabó 2006, una vez más, en situación de quiebra, según la Sindicatura de Comptes. Los números rojos ascendían a 738 millones de euros. Los auditores advierten de que mientras no se ajusten los gastos a los ingresos y el grupo RTVV no se pueda autofinanciar "el proceso de descapitalización continuado exigirá de crecientes aportaciones financieras de la Generalitat y de capitales ajenos para la continuidad de su actividad".

- Asterix y Obelix. La Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana agrupó un variopinto conjunto de proyectos, con los estudios de la Ciudad de la Luz como joya de la corona. La Sindicatura de Comptes reclama mayor claridad en los acuerdos de patrocinio para la producción de películas. Entre 2005 y 2006, esta sociedad firmó 15 contratos para patrocinar el rodaje de películas por valor de 12 millones de euros. Asterix en los Juegos Olímpicos logró una subvención de 4,7 millones, de los cuales se pagó un millón el año pasado. Su majestad Minor logró otro contrato subvención de 2,7 millones. Este grupo de empresas incluye proyectos como el aeropuerto de Castellón, Mundo Ilusión, diversos auditorios, la esfera armilar, etc. Las pérdidas conjuntas registradas fueron de casi 49 millones de euros, un 64% más que el año anterior.

- Ciegsa. La empresa de la Generalitat encargada de construir colegios e institutos no es especialmente diligente a la hora de llevar sus cuentas. La empresa pública cerró 2006 con unas pérdidas de 30 millones de euros, un 83% más que en el ejercicio anterior. Solo en salarios Ciegsa se gastó 2,5 millones de euros. Algunos de sus principales contratos, los de técnicos superiores y medios en arquitectura, se realizaron sin cumplir con los requisitos de publicidad y transparencia.

Una vista nocturna de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.
Una vista nocturna de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.CARLES FRANCESC

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50