Ferrmed reclama para 2020 una vía de mercancías por el Mediterráneo

Absorbería el 30% de los tráficos y ahorraría 770.000 toneladas de C02 al año

El lobby europeo Ferrmed, que promueve un gran corredor ferroviario de mercancías para el eje mediterráneo, defendió ayer en Valencia, donde se reunió la asamblea general, la necesidad a medio plazo de que este eje, en sus ramales principales, cuente con una línea de ferrocarril convencional, a ser posible de ancho europeo, y con dedicación "preferente o exclusiva" al tráfico de mercancías. Así lo expresó el secretario general de este foro, Joan Amorós, al término del encuentro. Según el dirigente, este eje cuenta con el apoyo expreso del Gobierno español -Amorós aludió al pronunciamiento de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega-, del PP, de CiU y de varios gobiernos autonómicos, como el valenciano o el catalán.

El foro presentará en 2008 un estudio del eje durante una cumbre en Valencia

La plataforma, a la que pertenecen empresas de nueve países europeos, ha encargado un estudio sobre la oferta y demanda de transporte de mercancías en este eje de 3.500 kilómetros que conectaría los tráficos desde el norte de África hasta el norte de Europa. El objetivo de Ferrmed, plataforma surgida en 2004, es que la Comisión Europea declare este corredor proyecto prioritario en 2010 y para ello se elabora un concienzudo estudio -de 2,6 millones de euros-, financiado por la CE y otras administraciones públicas que presentarán el año próximo en una cumbre en Valencia, en cuya organización colaborará la Generalitat, anunció Amorós.

Juan Cámara, vicepresidente español del lobby, y el propio Amorós defendieron este corredor "reticular" y "policéntrico", que en su tramo español representa más del 50% de la población española y del PIB y el 60% de las exportaciones. "También es el eje del 50% en Europa", agregó. Ferrmed entiende necesario que una parte del tráfico de mercancías de larga distancia se pase de carretera al ferrocarril, que ahora transporta sólo un 5% del total. La meta es que un 30% de las mercancías (unos 36 millones de toneladas anuales) elijan el tren en 2020 en el tramo entre Valencia y la frontera con Francia. Sacar estas toneladas de la carretera evitaría la circulación de 630.000 vehículos pesados por las carreteras españolas y reduciría las emisiones de dióxido de carbono en torno a un 20%.

Para ello, el corredor mediterráneo debe mejorar su infraestructura en los próximos años. Para 2009 se precisa que el tramo entre Tarragona y la frontera francesa cuente con una conexión con Francia para mercancías en ancho europeo. Entre Tarragona y Valencia, donde sólo hay una línea de tráfico mixto (pasajeros y mercancías), haría falta para 2012-2017 una línea AVE para pasajeros, el ancho europeo para la ruta convencional y una nueva línea de mercancías que circunvale Valencia y conecte con su puerto. Desde ahí hasta Murcia sería necesario convertir la línea convencional al ancho europeo y construir otra para el AVE. Entre Murcia y Andalucía haría falta una doble conexión, entre otras actuaciones.

El vicepresidente de la Generalitat, Vicente Rambla, mostró su apoyo al corredor y pidió al Gobierno central que lo defienda. Antoni Bernabé aseguró que el compromiso del Ejecutivo español con el eje está fuera de toda duda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de diciembre de 2007.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50