Reportaje:

De Disney al Vaticano

Sarkozy viaja a Roma entre el revuelo por su relación con Carla Bruni

El presidente Nicolas Sarkozy viajará mañana a Roma para entrevistarse con el papa Benedicto XVI y tomar posesión de su título de "canónigo honorífico" de la basílica de San Juan de Letrán, a la que tiene derecho a acceder montado a caballo. ¿Lo hará? En su séquito se espera que esté Carla Bruni.

Más información

Los rumores sobre la agitada vida sentimental de Sarkozy y su relación con la modelo y cantante ocupan buena parte del interés de los medios informativos. ¿Se casarán en Italia? ¿En junio? La madre de ella, dicen, lo confirma. Otros recuerdan declaraciones recientes de Carla Bruni: "La monogamia me aburre una barbaridad. Soy monógama de vez en cuando. El amor dura tiempo, pero ese deseo que te quema, no más de dos o tres semanas". ¿Aguantará hasta junio el fuego? En las fotos de Point de Vue, Paris-Match y Closer la parejita aparece en EuroDisney como los típicos divorciados con niños, contentos pero con el freno de mano puesto.

El semanario Le Canard Enchaîné dedica su editorial -Tras Libia, la libido- al tema y comenta que "si los guionistas en Hollywood siguen en huelga, los del Elíseo no paran". Para el diario Libération, Sarkozy impone una nueva divisa a la República Francesa: "El Gobierno del pueblo, por el pueblo, para la people". Porque de eso se trata, de la "pipolización" de la política gala. "¡No quiero que hablen más de mi vida privada!", decía Sarkozy hace unos meses. Pero en plena huelga de transportes, hizo público su divorcio, que los allegados sabían que ya era un hecho tiempo antes. Ahora, tras la incómoda visita del líder libio Gaddafi, el romance con Carla Bruni está llamado a endulzar los sueños navideños de los franceses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de diciembre de 2007.

Se adhiere a los criterios de