Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irisarri: "La plaza de España fue una pesadilla"

"Una pesadilla". Así resumía ayer el alcalde de Ferrol, Vicente Irisarri, el culebrón político en el que se ha convertido la plaza de España después de seis años de obras aún incompletas, que se paralizaron en julio atendiendo a los requerimientos de la Xunta, que tachó la actuación de ilegal. La conselleira de Política Territorial, María José Caride, y el regidor ferrolano suscribieron ayer un acuerdo económico que sienta las bases para resolver el contrato adjudicado por la anterior corporación popular a la constructora Abeconsa, y que incluía la construcción de un edificio de 21 metros de altura con fines privados en el centro de un espacio público.

El documento compromete a la Administración autonómica a desembolsar 5,2 millones de euros para financiar "la humanización" de esta céntrica plaza, y que en la práctica supone abonar más de la mitad del coste total de la indemnización de 7.998.000 euros que el municipio debe pagar a la empresa, para compensar la paralización y posterior explotación de una obra adjudicada en pleno por la coalición PP-Independientes por Ferrol.

Los 2,7 millones que restan para completar la indemnización se financiarán mediante la explotación comercial de las dos plantas ya construidas bajo el suelo de la plaza, y que podrían albergar instalaciones deportivas. "Parecía un problema irresoluble, pero se va a resolver sin necesidad de sacrificar la plaza", manifestó Irisarri.

Cordial y cómplice con Irisarri, a quien dirigió con anterioridad durante la etapa del regidor ferrolano al frente de Portos de Galicia, la conselleira quiso subrayar la buena disposición de la Xunta para "ayudar a un concello que quiere hacer las cosas bien" y donde los ciudadanos no tengan que pagar las consecuencias de una decisión política que, dijo, "no era legal". Caride destacó que el acuerdo consigue el doble objetivo de "mejorar un espacio urbano", suprimiendo el tráfico en la puerta de entrada a la ciudad, y preservar la legalidad urbanística.

Contra las obras de la plaza de España, la Consellería de Política Territorial abrió un expediente que amenazó con llevar a los tribunales al gobierno ferrolano. Según Caride, ese expediente se archivará a medida que se vaya cerrando el círculo que zanja el contrato con Abeconsa. Horas antes, en pleno extraordinario, la corporación ferrolana aprobó por unanimidad la firma del acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2007