Zapatero pide una mayoría más amplia para gobernar sin "depender de nadie"

El presidente del Gobierno y Chaves presentan a Rubalcaba en Cádiz

Fue un acto excepcional como el propio protagonista reconoció. Los presidentes del Gobierno central y de Andalucía y secretario general y presidente federal del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves, arroparon ayer a Alfredo Pérez Rubalcaba en su presentación como cabeza de lista del PSOE al Congreso por Cádiz. Sustituirá a su amigo Alfonso Perales, fallecido la víspera de la Nochebuena pasada. Los socialistas quieren mantener en esta provincia la diferencia que sacaron al PP en 2004 cuando obtuvieron seis escaños frente a tres de los populares y para llenar el hueco de Perales el mejor candidato para el PSOE es su ministro del Interior.

A menos de tres meses para las elecciones generales y andaluzas del 9 de marzo, Zapatero pidió el apoyo de una "mayoría más amplia" para "culminar" todo lo realizado en esta legislatura sin "depender de nadie". También deseó para los próximos cuatro años "una oposición que arrime el hombro y que no esté siempre perjudicando la acción de Gobierno".

El presidente del Gobierno presumió de la gestión desarrollada en la legislatura, sobre todo en el campo social, pero también se mostró orgulloso de sus ministros. Tan seguro se mostró del éxito de una comparativa de su equipo con el del PP que pidió debates cara a cara no sólo entre él y Rajoy. En las elecciones pasadas el líder popular rechazó medirse en televisión con el candidato socialista quien espera que "esta vez" diga que sí. También quiere vis a vis televisivos entre Rubalcaba y Ángel Acebes -"yo quiero ver ese debate", exclamó-, entre la "magnífica vicepresidenta" María Teresa Fernández de la Vega y Eduardo Zaplana y entre la "solvencia" del vicepresidente económico Pedro Solbes y Miguel Arias Cañete.

Zapatero se preguntó cómo es posible que el PP hubiera mantenido a su actual equipo dirigente cuando "los españoles dijeron no a la política trilera" en las elecciones del pasado 14 de marzo de 2004. "No toman nota y no hacen cambios. Mira que son pertinaces que en Andalucía vuelven con Arenas otra vez".

En su primer acto como presidente del Gobierno en Cádiz, Zapatero vino a presentar a Pérez Rubalcaba como cabeza de cartel al Congreso en un mitin ante un millar de personas, que llenaron el aforo del palacio de congresos. Muchos se quedaron fuera. "El deseado", como lo llamó el secretario provincial socialista Francisco González Cabaña, ha cambiado la cabecera de cartel de Cantabria por la de Cádiz, donde competirá con una paisana suya, la alcaldesa Teófila Martínez. "Lo más excepcional para mí es suceder a mi amigo Alfonso Perales como número uno", dijo Rubalcaba quien aseguró que ha venido para quedarse. "Para un socialista venir a trabajar a Andalucía es como para un madridista jugar en el Bernabéu", comentó. En la misma línea que Zapatero, el ministro del Interior aseguró que al candidato del PP, Mariano Rajoy, se le ha puesto "cara de perdedor y de pena grave" y animó a los suyos a repetir durante los próximos tres meses que el PP "sólo se ha dedicado a obstruir" y que toda la tarea de Gobierno la han desplegado "solos".

El presidente de la Junta y candidato socialista a la reelección, Manuel Chaves, destacó de Rubalcaba su perfil como responsable de Interior. "Es el hombre que mejor representa el esfuerzo de los socialistas para luchar contra ETA", dijo Chaves. El líder andaluz pidió el apoyo no sólo para los socialistas andaluces en al doble convocatoria del 9 de marzo, sino sobre todo para José Luis Rodríguez Zapatero porque a "Andalucía nunca le ha ido bien con la derecha ni aquí ni allí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50