Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG anuncia una querella contra el PP que le acusa de contratar "a dedo"

La política de contrataciones del Ayuntamiento de Ourense -donde durante el gobierno del PP accedieron a plazas fijas numerosos familiares de dirigentes de este partido- ha generado el primer huracán político de este mandato. El PP, ahora en la oposición, ha dado la alarma. El ex alcalde, Enrique Nóvoa, denunció ayer una contratación "a dedo" del BNG en la gerencia del Plan de Dinamización Turística de Ourense. Los nacionalistas reaccionaron amenazando con una querella y señalando que la gerente cesada, "militante del PP, certificó obras falsas, emitió facturas sin autorización y encargó un trabajo técnico sin justificar a una empresa relacionada con su familia".

Según la versión de los populares, el BNG cesó a la gerente, Marieta Añel, "que había sido contratada a través de un concurso de méritos" para colocar en su lugar a un militante nacionalista. El ex concejal de Cultura del PP, Aurelio Gómez Villar, detalló cómo los nacionalistas fueron relegando a Añel "para acabar cesándola y colocando en su puesto al militante del BNG Emilio Cuíñas", que se había presentado de número 4 en la lista de ese partido a las municipales en Ribadavia.

Aseguran que pese a que la anterior gerente fue cesada con fecha del día 3 de diciembre, en el currículo de su sustituto figuraba el cargo de gerente de este organismo "desde octubre de 2007". "Les dimos un margen, pero ahora tendrán que dar cuentas", sentenció Nóvoa.

El BNG sostiene que Añel no fue la que más puntuación obtuvo para la plaza: "Había quedado en segundo lugar, detrás de Cuíñas, pero en la entrevista personal que realizaba el concejal de Urbanismo, Aurelio Gómez Villar, decidieron darle la plaza a ella". Los nacionalistas denuncian que Villar emitió certificados y facturas de finalización de obras que todavía están hoy sin recibir, que realizó modificaciones de obras sin autorización de la comisión y que al llegar a la concejalía, el BNG tuvo que hacerse cargo de un modificado de obra en las termas de Outariz por 60.000 euros sin crédito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de diciembre de 2007