Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo paraliza obras del puerto exterior de A Coruña

La inspección advierte riesgo inminente de nuevos siniestros

La Inspección de Trabajo ordenó ayer por la tarde la paralización de la actividad en la cantera de las obras del puerto exterior de A Coruña, en Punta Langosteira (Arteixo), en la que murió el conductor de un camión basculante que cayó por un desnivel a última hora de la tarde de anteayer martes. El informe remitido por la Inspección a la Consellería de Traballo señala que hay "riesgo grave e inminente" en las condiciones laborales en aquella zona.

El obrero que pereció el pasado martes, José Ramón Fernández Mata, de 43 años, es la cuarta víctima en poco más de dos años en la construcción de la nueva dársena de A Coruña. Todos los fallecidos trabajaban en el movimiento de tierras para la construcción del dique.

Los inspectores desplazados ayer por la mañana a Punta Langosteira comprobaron la existencia de material procedente de voladuras que estorba las maniobras de los equipos de trabajo, la carencia de otra iluminación que no sea la de las propias máquinas y la inexistencia de un sistema de señalización de bordes de taludes. La Autoridad Portuaria de A Coruña había ya ordenado parar las obras a raíz del accidente, pero la orden de Trabajo establece el cese de la actividad hasta que se subsanen esas deficiencias.

El informe contradice las afirmaciones iniciales de la Autoridad Portuaria, que señalaban que la zona tenía las medidas de seguridad propias de este tipo de obras, "señalización mediante escollera e iluminación propia de la maquinaria que opera". También confirma, punto por punto, las denuncias que realizó ayer el comité de empresa de la UTE Langosteira, incluidas la de que los trabajadores de la subcontrata a la que pertenecía el fallecido tenían un horario de 19,30 a 7,30, con un descanso de hora y media para cenar.

Los miembros del comité denunciaron que en los últimos meses se han producido accidentes graves, como la colisión de un dumper contra una grúa, la caída de otro camión basculante por un terraplén o la rotura del cable de una grúa, "que pudieron tener graves consecuencias y que se ocultaron", afirmó Manuel Borjas Freiría, presidente del comité. El secretario comarcal de la CIG, Paulo Carril, informó de que el sindicato ya había denunciado en la Inspección de Trabajo el pasado mes de septiembre las carencias de seguridad, e hizo directamente responsables de lo sucedido a los mandos intermedios encargados de los planes de protección.

"Nosotros no paralizamos la obra, pero no volveremos mientras no se asuman responsabilidades, incluidas las penales, y no se cambien unos planes que han fracasado objetivamente", afirmó Carril. La Autoridad Portuaria celebró ayer una reunión de urgencia con las empresas contratistas y por la tarde citó a las centrales sindicales. Los representantes insistieron en pedir el cese de los responsables de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2007