Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín planta cara a Crédit Agricole y quiere llegar al 30% de Bankinter

El fundador del banco solicita permiso para doblar su participación

Las dudas sobre si el acercamiento de Crédit Agricole, el tercer banco de Francia por valor en Bolsa, a Bankinter era hostil o amistoso se despejaron ayer. El ex presidente de Bankinter, Jaime Botín, ha contraatacado para igualar su posición con la de la entidad francesa.

Botín, que tiene el 16,15% del capital de Bankinter, solicitó ayer al Banco de España autorización para superar el 20% y poder alcanzar hasta el 29,99%. A partir de este límite, estaría obligado a formular una OPA.

Si Botín logra su objetivo, el banco galo estaría abocado a lanzar una OPA

En su solicitud al Banco de España, Botín señala que las adquisiciones de títulos de Bankinter se efectuarían, previsiblemente, a través de la entidad Cartival, sociedad de la que controla el 55,01%. El resto de los accionistas son sus cinco hijos, en porcentajes diferentes. Uno de ellos, Alfonso Botín, es vicepresidente en representación de Cartival y otro, Marcelino Botín, es consejero.

El hasta ahora principal accionista de Bankinter pide que si el Banco de España considera que para adquirir hasta el 29,99% es necesario tener autorización para lograr el 33% (en virtud de una disposición legal), se le conceda ese permiso. Llegar a este límite supondría una inversión de unos 750 millones, que se desconoce cómo financiaría. Por si el Banco de España no le concede sus pretensiones, el 29,99%, Botín solicita "de forma subsidiaria" que se le permita la adquisición del 25% del capital de Bankinter. Crédit Agricole pidió permiso para alcanzar el 20% si no le concedían alcanzar el 29,99%.

Este contraataque se produce después de que el empresario de origen indio, Ramchand Bhavnani, llegase a un acuerdo con Crédit Agricole para la venta del 14,99% de la entidad, por 809 millones de euros. Anteriormente la entidad gala ya había comprado el 4,57% por lo que, primero pidió permiso para tener el 20% y, posteriormente, para alcanzar hasta el 29,99% del banco. Las dos peticiones se encuentran pendientes de autorización del Banco de España, pero no suponen ningún compromiso de alcanzar estos paquetes.

Con este movimiento Jaime Botín pone dificultades a los planes de los franceses. Primero demuestra que la entrada de Crédit Agricole fue hostil. De hecho, esta entidad dijo en su comunicado en París, que el acuerdo se había cerrado sin contar con el resto de accionistas del banco.

Con la petición de ayer, Botín sale al paso de los rumores del mercado que apostaban porque su participación, directa o a través de accionistas amigos, era mayor del 16,15%. De hecho, su hermano Emilio Botín, presidente del Santander, declara tener el 1,06% de Bankinter. No obstante, resulta curioso que Bhavnani se haya hecho con el 14,99% de Bankinter gracias, en parte, a los créditos de Banif, filial del Santander.

Lo que nadie duda es que Jaime Botín y sus hijos quieren hacerse fuertes en Bankinter para evitar que los franceses puedan pedir altas cotas de poder con el 30%. De hecho, ya han solicitado "compartir negocios" sobre todo los de carácter mayorista y la banca de altos patrimonios. No parece que estos planes vayan a prosperar porque la voluntad de colaborar brilla por su ausencia. Ayer, la noticia del contraataque de Botín fue bien recibida por la plantilla de Bankinter. "Ha sido una referencia para este banco desde su creación, en 1964, así que es lógico que se confíe más en su proyecto que en otro que viene de fuera", comentó un alto ejecutivo de Bankinter.

Pero donde Jaime Botín tiene su mayor fortaleza es en el consejo de administración. Ahora tiene ocho miembros, después de la dimisión de Ram Bhavnani. De ellos, dos son hijos de Jaime Botín; otro es un socio tradicional de la familia, Fernando Masaveu, que tiene el 5,5% (con autorización para llegar hasta el 10%); otro es el presidente, Pedro Guerrero (también considerado cercano al fundador); Jaime Echegoyen, el consejero delegado, es decir, un ejecutivo de la casa; y el resto son José Ramón Arce; Fabiola Arredondo y John de Zulueta, ex consejero delegado de Sanitas. Estos tres consejeros son independientes, pero no es difícil averiguar cuál sería su posición en caso de conflicto.

El asalto a un consejo controlado desde fuera es difícil. En el sector existe un dicho de que la hostilidad no funciona en banca, aunque algunos lo han empleado con éxito.

Con este panorama, la opción de Crédit Agricole podría ser la OPA por el 100% del capital. En este caso, podría hacerse con el banco, pero pagaría una prima considerablemente superior a la que recibió Ram Bhavnani.

Estos rumores llegaron el martes al parqué. Ese día subió un 3,67% y ayer un 5,79%, que situó el precio de sus acciones en 13,34 euros por título. En tres semanas se ha revalorizado un 37,8%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2007