Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SOLIDARIDAD

Una página surafricana facilita contactos entre personas seropositivas

'La conexión positiva', creada por Ben Sassman, ha levantado la polémica en Suráfrica, el país con más enfermos de sida del mundo - Su fundador quiere ampliar la experiencia a los teléfonos móviles

Suráfrica es el país con más seropositivos del mundo, más de 5,5 millones de personas del total de 45 millones de la población. No es de extrañar, pues, que sea en Suráfrica donde haya nacido The Positive Connection, una página web que facilita que hombres y mujeres infectados por VIH encuentren pareja. Se creó en 2003, más de 1.400 personas la utilizan con regularidad y ha conseguido la unión de 12 parejas.

"Uno de los momentos más difíciles para una persona seropositiva es explicar su condición a un posible novio o novia. ¿Cuándo se hace?, ¿antes de la primera cita?, ¿en la segunda?, ¿justo antes de mantener relaciones sexuales?, ¿por teléfono o cara a cara? El miedo al rechazo hace que mucha gente ni se plantee salir con alguien", explica Ben Sassman, el creador de la página, a quien le surgió la idea después de que un amigo le explicara las dificultades de encontrar pareja debido al miedo y al estigma que el virus del sida todavía acarrea en Suráfrica. "Otro amigo homosexual me comentó que tardó tres días en encontrar el valor de decir a su familia que era gay; pero necesitó seis meses para informarles de que era seropositivo. Imagínate en una cita, con alguien que acabas de conocer", explica este surafricano, de 40 años de edad.

MÁS INFORMACIÓN

Sassman se sacude de encima las críticas recibidas, conforme su página no contribuye a la normalización social de la enfermedad, sino a confinar en un gueto a los afectados por la misma: "No es una página sólo para organizar citas; es un lugar en el que también se comparte, se informa, la gente explica sus experiencias, encuentra a alguien con quien hablar. Y por los correos electrónicos que recibo de agradecimiento, me parece que es una buena idea". En diciembre del año pasado, el creador de The Positive Connection organizó una fiesta en un club en Johannesburgo. Acudieron la mitad de los visitantes de la página.

La página destina una parte de sus ingresos a ONG que luchan contra el sida. El sitio tiene una buena sección con información y enlaces a otras páginas relacionadas con la enfermedad. En un país en el que todavía se asocia ser seropositivo con una enfermedad letal, el eslogan de la página es: "El sida no es una sentencia de muerte".

Cita y boda

Jessica lo corrobora desde Gaborone (Botswana). Tiene 33 años, trabaja en contabilidad, es VIH+ y no se llama Jessica. Ha elegido este nombre porque prefiere ocultar el suyo, "hay todavía mucho estigma y prefiero protegerme". Se registró en The Positive Connection en marzo. Envió unos cuantos correos a hombres que le parecieron interesantes, sólo respondió uno. Y no hizo falta más. Se va a casar con él. Jessica asegura que desde que supo que era seropositiva, hace más de un año, nunca salió con hombres, "no quería encontrarme en la situación de tener que explicar que soy VIH+, no quería ser rechazada".

La página, dice, le sirvió "para ver que somos seres humanos y que tenemos toda una vida por vivir por delante". Sus planes para el futuro: "Vivir muchos años feliz y sana".

Sassman tiene grandes planes. "Estoy en conversaciones con operadores de telefonía, para ampliar la iniciativa. Estamos en un país en el que sólo el 6% de la población tiene acceso a Internet, pero en el que muchísima gente tiene móvil y el servicio de The Positive Connection se puede ampliar mediante el uso de sms".

Una de las cuestiones que más le han sorprendido es la trascendencia de la página. "Sólo el 56% de los usuarios son surafricanos, tenemos gente de muchos otros países de África donde algo así no existe, pero también de Estados Unidos, del Reino Unido, hasta de Vietnam".

THE POSITIVE CONNECTION: www.thepositiveconnection.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2007