_
_
_
_

Los vecinos de Vigo se oponen al plan general de la ciudad

33 asociaciones juzgan excesivo el 40% del suelo para pisos protegidos

El plan general de Vigo recibió ayer un inesperado varapalo: el rechazo de la federación vecinal. De las 33 asociaciones integradas en la Federación de Asociaciones de Vecinos de la ciudad, destacada por su apoyo al plan durante su larga tramitación, 24 votaron en contra de los cambios aplicados en el documento por el actual gobierno municipal, liderado por el socialista Abel Caballero. Las restantes abandonaron la asamblea.

Las modificaciones del plan que motivaron el cambio de rumbo en el movimiento vecinal son las que permitirán elevar al 43% la reserva de suelo urbanizable para vivienda protegida. La presidenta de la federación, Elena González, atribuyó la decisión de las asociaciones al "miedo" a la inseguridad jurídica que podría derivarse de los cambios y a que se creen "guetos" de vivienda protegida en el rural. En otros ámbitos, la sorprendente decisión se atribuye a las expectativas generadas entre los propietarios del rural por compromisos de venta ya firmados, y que supeditan su eficacia a la aprobación del plan preexistente, con la mitad de reserva para vivienda protegida.

El encargado de transmitir el rechazo de los vecinos fue el teniente de alcalde de Vigo, el nacionalista Santiago Domínguez, después de entrevistarse con la presidenta de la federación. "Hay que rebajar los discursos, las pretensiones y lo que haga falta", opinó ayer el portavoz nacionalista. Domínguez se confesó "preocupado" por los resultados de su entrevista con Elena González, y señaló que no le importaría retrasar la aprobación del plan "una semana o diez días", si con ello se obtiene el respaldo unánime que persigue el documento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_