_
_
_
_

Economía defiende el crecimiento del 3,5% frente a los ataques del PP

El Parlamento rechaza la retirada del Presupuesto de 2008 defendida por Feijóo

Los Presupuestos de Galicia para 2008 superaron ayer el primer trámite parlamentario, al unir los socios del bipartito sus votos contra la enmienda a la totalidad presentada por el Grupo Popular. El portavoz del PP, Alberto Núñez Feijóo, no escatimó críticas a unas cuentas que, en su opinión, parten de una premisa "triunfalista": el crecimiento de la economía en un 3,5%. Y con esa base, reprochó al conselleiro de Economía, José Ramón Fernández Antonio, que elaborara unas cuentas para "contentar" a los dos partidos que forman el Gobierno, "pero no a los gallegos".

Como era previsible, el PP se quedó solo. Fernández Antonio defendió la previsión de crecimiento económico, que basó en la "sólida situación financiera de la comunidad autónoma, tras dos años de reducción del endeudamiento". El nivel de deuda, recordó el conselleiro, desciende "a su nivel más bajo de los últimos 15 años".

Las enmiendas del PP fueron rechazadas por 38 votos a favor y 36 en contra -todo el Grupo Popular excepto José Cuiña, ausente en la sesión-, por lo que pasan a debatirse en comisión antes del debate para su aprobación definitiva, a finales de diciembre. El conselleiro de Economía relató algunas de las prioridades básicas de las cuentas para el año próximo, de 11.556 millones de euros. Entre ellas, el impulso a la sociedad del conocimiento, la mejora de las infraestructuras del transporte, el fomento de un nuevo modelo de transporte público y el impulso del desarrollo sostenible y del reequilibrio territorial. Eso, en lo que se refiere a la inversión productiva. En cuanto a las preferencias sociales, señaló los servicios de calidad, la atención a los dependientes, la accesibilidad a la vivienda y el fomento del empleo.

Fernández Antonio aseguró que los gallegos pagarán de media un 3% menos de IRPF en 2008, gracias a deducciones como la de la natalidad o de la vivienda, y que las rentas bajas serán "las más beneficiadas". Los ingresos tributarios de la Xunta crecerán no obstante un 5,9%. Núñez Feijóo vio en esta cifra un incremento de la presión fiscal que criticó, y a la que replicó con el desafío a la Xunta de que reduzca un 1% el tramo autonómico del IRPF "en cumplimiento de su promesa". El líder del PP gallego también planteó reducir "entre el 1,8% y el 4% del IRPF a todos los ciudadanos que cobre menos de 32.000 euros anuales".

Ni el PSOE ni el BNG se sumaron a las críticas del PP. Lejos de ello, los grupos que sustentan al Gobierno gallego recriminaron a Núñez Feijóo su propuesta impositiva, "que beneficia a las clases más altas", según acusó el socialista Xaquín Fernández Leiceaga. "El PP apoya una rebelión fiscal de las clases altas", apostilló el portavoz del Grupo del BNG, Carlos Aymerich, que apoyó la previsión de crecimiento económico por "prudente y realista".

El debate de los Presupuestos dejó una pregunta en el aire. ¿Logrará la economía gallega crecer un 3,5% en 2008, como prevé la Xunta? El conselleiro de Economía se batió el cobre en defensa del pronóstico, que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo consideró mero "triunfalismo económico". Predicciones económicas tan distantes partieron de un escenario similar, descrito por José Ramón Fernández Antonio como de "desaceleración".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

De acuerdo con los Presupuestos de la Comunidad Autónoma, Galicia crecerá cinco décimas menos que en 2007, debido entre otras causas a tres factores "que pueden tener impacto adverso" en la economía internacional. Se trata, según el conselleiro, de la incertidumbre del precio del petróleo, de la posibilidad de un incremento de los tipos de interés y de la crisis en el sector de la vivienda en Estados Unidos. A pesar de todo, Fernández Antonio calificó de "prudentes" sus previsiones.

Feijóo, por contra, consideró los pronósticos de crecimiento poco menos que insensatos. Su panorama rozó el catastrofismo: "El ritmo de creación de empleo en Galicia es inferior al de España, la temporalidad sigue por encima de la media española, uno de cada cinco nuevos desempleados está en Galicia y ahora emigran más jóvenes gallegos que antes: en 2006, dejaron Galicia 11.924 menores de 34 años, la cifra más alta de la historia de la autonomía".

Apeló el líder del PP al último informe del Consello Económico e Social (CES) de Galicia, que "reconoce la alarmante descoordinación dentro del Gobierno gallego, que provoca una menor eficacia de las políticas de la Xunta".

Buena parte de la ofensiva de Núñez Feijóo contra los presupuestos se la llevó la previsión de crecimiento de los gastos corrientes, que cifró en el 9% y contrapuso con el 3% de incremento de las inversiones y el 2% de subida salarial para los funcionarios. "Nos dicen que hay que vivir con menos y apretarse el cinturón; todos los gallegos excepto la Xunta, que va a vivir mejor", acusó.

Ese gasto lo atribuyó el PP a la "existencia de dos gobiernos", en referencia a la coalición PSOE-BNG. "Dos gobiernos cuestan dos veces más, eso ya lo sabíamos; lo que no sabíamos es que era tanto", opinó.

Feijóo continuó con la denuncia de la "parálisis" de la Xunta. Empezó por las infraestructuras: "Todas las vías de alta capacidad que actualmente se encuentran en obras o en servicio fueron licitadas por el anterior Gobierno". Y continuó por urbanismo, suelo industrial, vivienda, innovación y desarrollo y sector primario, todos ellos anquilosados, en opinión del presidente del PP de Galicia.

Las deficiencias presupuestarias que denunció están relacionadas con lo que denominó "las sombras de Monte Pío". "Una noche se destituyó a alguien y se desbloquearon los Presupuestos. Lo que no sabíamos es cuánto nos iba a costar", acusó, en referencia al cese del ex número dos de Anxo Quintana en la Xunta, Antón Losada.

Rebajas fiscales

La exigencia del PP de rebajas impositivas derivó en un intercambio de acusaciones con el conselleiro de Economía, que aseguró que los gallegos pagarán en 2008, de media, un 3% menos de IRPF, gracias a deducciones como las de natalidad o vivienda. "Las rentas bajas serán las más beneficiadas", pronosticó Fernández Antonio, que advirtió no obstante que los ingresos tributarios crecerán un 5,9% en comparación con el presente ejercicio.

La Xunta, agregó el conselleiro de Economía, "reparte la carga tributaria de la manera más justa y eficaz, al tiempo que garantiza la suficiencia financiera". Lo hace gracias a la "sólida situación financiera de la comunidad, tras dos años de mejora en los ratios de endeudamiento y con el nivel de deuda más bajo de los últimos 15 años", según José Ramón Fernández Antonio. El conselleiro socialista respondió a las dudas del Partido Popular sobre crecimiento con una apelación a "los logros y resultados de los dos últimos años" de la Xunta en materia económica, que "aportan credibilidad al Gobierno por el cumplimiento de objetivos"

Reparos intelectuales

Alberto Núñez Feijóo se empleó a fondo contra el conselleiro de Economía y su "soledad intelectual". No hizo los Presupuestos que quiso, sino los que le dejaron, acusó. "En una asamblea con voto libre, las cuentas serían rechazadas", afirmó el líder del PP, que salió a defender la enmienda a la totalidad de su grupo tras la exposición de Fernández Antonio. Según él, el conselleiro elaboró unos Presupuestos para encajar las "exigencias" de los distintos partidos y consellerías, y el resultado son unas cuentas que merecieron la censura del PP. "Viene usted de una empresa privada; si llega a presentar estas cuentas en su empresa, le ponen en la calle", añadió Feijóo.

Fernández Antonio empleó un tono menos combativo que el del líder del PP, pero no por ello dejó de defenderse de sus acusaciones. De forma destacada, de su presunta soledad intelectual. "No la tengo", replicó, para añadir a continuación que lo que sí le preocupan son "ciertas debilidades intelectuales" del discurso del diputado popular. "Se equivoca, señor Núñez Feijóo, con su estrategia de cuanto peor, mejor", agregó, porque Galicia mantendrá una situación sólida "aunque les pese a algunos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_