Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANOLO JIMÉNEZ | Entrenador del Sevilla | Quinta jornada de la Liga de Campeones

"Hemos bajado los brazos"

El inicio de esta temporada ha supuesto para el Sevilla una prueba digna de Hércules de la que aún no se sabe lo airoso que pueda salir. Futbolistas mareados por ofertas de sueldos multimillonarios, el fallecimiento de Antonio Puerta y la inesperada salida del entrenador que trajo los reciente laureles, Juande Ramos, con el curso ya empezado han tenido sus consecuencias. Una de ellas es un cierto encastillamiento del club, que eligió para sustituir a Ramos a Manolo Jiménez (El Arahal, Sevilla; 1964), leyenda del sevillismo como futbolista, el técnico que llevó al Sevilla Atlético a Segunda y forofo del club. Con Jiménez, el Sevilla se asegura un técnico que acepta las estructuras y las jerarquías diseñadas por el club, así como una fidelidad a prueba de sinsabores.

"Los problemas que hemos tenido no han sido normales"

"El trabajo de meses desapareció de la noche a la mañana. Empezamos de nuevo"

"La filosofía inglesa es la correcta. Se da tiempo a las plantillas y a los técnicos"

"Ante el Arsenal hay que jugar un partido con el balón y otro sin él"

Pregunta. Desde fuera, parece que al Sevilla le duele algo. ¿Qué se siente dentro?

Respuesta. Lo mismo que se pueda ver, si se quiere ver, desde fuera. No sé si voy a acertar con la palabra que lo defina correctamente: un equipo sumido en un entorno que es fruto de todo lo que ha pasado en los últimos meses y que no es el más adecuado para competir al nivel al que es capaz de competir este equipo. Está sumido en una actitud que no es la más idónea, aunque los profesionales están más que convencidos de que tienen que salir de ella. Cuando han jugado contra equipos grandes, han demostrado su capacidad. En cambio, ante los que no son tan grandes, se peca de falta de actitud.

P. ¿Le ha desilusionado alguien?

R. No, no, no. Lo que ha pasado es que se han bajado los brazos como consecuencia de todo lo sucedido y a mí ya hasta me molesta hablar de ello. Los problemas que se han dado en el Sevilla no son normales y el jugador ha bajado los brazos. Para subirlos no basta con decirlo o pensarlo. Lo que hay que hacer es hacerlo. ¿Y cuándo se hace? Pues cuando uno tiene enfrente un rival de muchísima entidad, ya que por sí solo el partido te motiva y te hace que estés concentrado porque tienes delante grandes jugadores, jugadores de renombre. Pero, si queremos seguir luchando por los títulos, tenemos que jugar igual frente a todos los contrarios.

P. Nadie mejor que el Arsenal para motivar.

R. El partido se puede ganar o se puede perder, pero lo que sí que sé que pasará es que mis jugadores no le van a dar ventaja alguna por falta de concentración. Es que, si no la tienes, este equipo te mete siete.

P. ¿La falta de actitud de hoy entre los futbolistas podría ser fruto de la abundancia de éxitos de ayer?

R. No. No se puede olvidar que toda la planificación y todo el trabajo hecho durante meses, y muy bien además, desapareció de la noche a la mañana y sin avisar y que prácticamente hemos tenido que empezar de nuevo. Eso es dar mucha ventaja a los rivales. Hay que buscar la salida a esta situación, no sólo decirlo.

P. ¿La plantilla está en ello?

R. Sí, sí, sí. La plantilla es fenomenal. Quizá alguien pueda pensar que se ha acabado un ciclo u otro tópico fácil porque, desgraciadamente, todos están capacitados para opinar.

P. ¿Qué fue lo mejor que encontró al llegar y qué lo peor?

R. Lo mejor, comprobar que hay material para salir adelante. Y lo peor aún sigue siendo la falta de tiempo para trabajar con unos futbolistas tan buenos. No sólo por haber llegado de repente, sino porque el ritmo con el que se suceden las competiciones perjudica a los equipos con muchos internacionales.

P. ¿Habrá fichajes cuando se abra el mercado de invierno?

R. Lo que se está pensando es en recuperar cuanto antes a la gente de atrás que no ha podido contribuir por sus lesiones. Es más importante recuperar que fichar. Nuestra situación se debe en gran parte a las carencias que sufrimos en la defensa.

P. ¿Qué opina de Arsène Wenger como entrenador?

R. Es un gran manager. La filosofía de trabajo inglesa es la correcta para sacar partido a un ciclo. Se le da tiempo a las plantillas y a los técnicos. No se puede estar cambiando todo el día de jugadores, de entrenador, de sistema y de filosofía de trabajo. Wenger es un entrenador 10 que sabe sacar rendimiento a jugadores muy jóvenes con un perfil muy claro de trabajo.

P. ¿Le atrae ese concepto inglés del técnico? ¿Le gustaría ser manager?

R. En España se trabaja de otra manera. En el Sevilla tenemos una dirección deportiva. No sólo un director deportivo, sino un grupo de técnicos que ha traído futbolistas deseados por todos los equipos, que ficha por poco dinero a jugadores por los que luego ofrecen dinerales.

P. ¿Pero le gustaría?

R. No. A mí me gusta lo que hago: entrenar. Ya fui manager en el filial, al que cogí en Tercera y le dejé en Segunda. Pero ahora lo que necesita la primera plantilla es tener un buen equipo, que se tiene, y tiempo para trabajar, que es lo que no tenemos.

P. En el Sevilla se está acotando el papel del entrenador hasta unos límites muy claros y quizá se le concede menos peso que en otros clubes. Así, la dirección deportiva diseña el presente y prepara el futuro y se ha creado un puesto para la relación con los futbolistas que ocupa Pablo Alfaro.

R. La dirección deportiva es la que tiene que fichar porque los entrenadores vienen, pero luego se van y tiene que haber una filosofía que debe marcar el club. Alfaro se dedica a solventar los problemas que puedan tener los jugadores fuera del terreno de juego. Incluso los problemas que puedan tener con el club, pero siempre fuera del terreno.

P. Pero no a todos los entrenadores les gusta trabajar así.

R. Me imagino que a todos les gustaría que les hubieran fichado a jugadores como Poulsen, Keita...

P. Sí, pero no es algo que todos acepten.

R. La figura del manager inglés es una cuestión de cultura deportiva. En España, el único que se acercó fue Johan Cruyff. Pero Cruyff es Cruyff.

P. ¿Cómo se gana al Arsenal?

R. Jugando al fútbol. Hay que jugar un partido con el balón y otro sin el balón. El que controle el ritmo de juego tiene muchas posibilidades de ser el vencedor al final.

P. ¿Sirve de algo la experiencia del partido de ida?

R. Pues sí. Nos pegaron un repaso. Hay intentar por todos los medios no dejarles jugar porque ya sabemos de lo que son capaces si lo hacen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 2007