El nuevo túnel de Vielha se abrirá al tráfico el viernes

La obra, presupuestada en 128 millones, lleva un retraso de dos años

Todo está preparado para que el nuevo túnel de Vielha, que llevará el nombre de Juan Carlos I, pueda abrirse al tráfico rodado el próximo viernes, con casi dos años de retraso respecto al calendario previsto por el Ministerio de Fomento, responsable de esta infraestructura construida en la carretera N-230, principal vía de acceso a La Vall d'Aran y al sur de Francia. El túnel, tras la intención inicial de pasar de tres a un solo carril por sentido, se estrenará finalmente con tres carriles de circulación.

Más información

El subdelegado del Gobierno central en Lleida, José Ángel Flores, aseguró ayer que la Administración trabaja para que la nueva infraestructura pueda inaugurarse el 30 de noviembre, un día antes del inicio de la temporada de esquí en la estación de Baqueira-Beret, tal como se había comprometido el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán. Sin embargo, Flores reconoció ayer no haber recibido aún la confirmación oficial de Fomento de que la inauguración oficial se realizará en esa fecha y del nombre de la autoridad que acudirá para cortar la cinta.

La apertura del nuevo túnel de Vielha, de 5.230 metros de longitud y que significará una mejora sustancial en las comunicaciones de La Vall d'Aran, se producirá tras la polémica suscitada hace dos meses por la decisión del Ministerio de Fomento de modificar el proyecto original y de dejar la galería con sólo dos carriles en cumplimiento de una normativa europea sobre seguridad en estas vías.

Rectificación

Todos los partidos políticos e instituciones de Lleida reaccionaron como un resorte contra esa medida y Fomento tuvo que rectificar, aunque es cierto que sólo lo hizo cuando los técnicos de la Diputación de Lleida elaboraron un estudio que demostraba la viabilidad de los tres carriles.

Las obras del paso subterráneo, que discurre paralelo al antiguo túnel, fueron adjudicadas en enero de 2001 por un importe de 128 millones de euros y un periodo de ejecución de 39 meses. Pero diferentes contratiempos y problemas técnicos han hecho que el presupuesto se haya disparado y que las empresas adjudicatarias no pudieran entregar la obra dentro de los plazos acordados.

No obstante, parece que la polémica que ha acompañado a esta infraestructura no desaparecerá con la inauguración oficial el próximo viernes. Ahora ha trascendido que el viejo túnel quedará cerrado al tráfico temporalmente hasta que se eliminen los problemas de conexión existentes en la boca norte, donde hace un año se desplomó un trozo de estructura abovedada y la infraestructura tuvo que estar varias semanas cortada.

Mientras duren las obras en la galería antigua, los camiones que transporten mercancías peligrosas, que están obligados a ir siempre por el viejo túnel, deberán circular temporalmente por el nuevo compartiendo carriles con el resto de vehículos.

El síndico de Aran, Francesc Boya, de Unitat d'Aran-PSC, ha reclamado a la Dirección General de Tráfico y al Ministerio de Fomento que, por motivos de seguridad, se organicen dispositivos especiales cada vez que tengan que pasar este tipo de transportes por el túnel nuevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 26 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50