Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GESTIÓN Y FORMACIÓN

Innovar o morir

Cada vez más las 'pymes' piden ayuda a las consultoras especializadas en captar subvenciones en investigación y desarrollo

A las empresas españolas les cuesta mucho innovar. Y por ello están pagando un precio muy alto: está demostrado que "la falta de implementación de productos y servicios nuevos o significativamente mejorados atenta contra la competitividad y la productividad de las compañías, cuya apuesta por la calidad se ha convertido en una cuestión de mera supervivencia", según los expertos. Y es que "una empresa que no se renueva está en el camino de perder todo su valor añadido". Sin embargo, "la gran mayoría de directivos españoles está demasiado apegado a los resultados que deben obtener sus compañías en el corto plazo y tienen mucha aversión al riesgo, lo que dificulta que puedan impulsar proyectos innovadores", añaden.

El Plan Nacional de Investigación y Desarrollo (I+D) 2008-2012 concederá subvenciones por valor de 47.000 millones de euros

Con el propósito de cambiar esta situación, "también es necesario que se produzca una concentración de las inversiones en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), pues ahora mismo están muy dispersas, tanto geográficamente como por ramas de especialización". Y, al igual que están haciendo Estados Unidos, Japón y los países más desarrollados de la Unión Europea, "España debería crear más canales y puentes para mejorar la transferencia de los avances tecnológicos cosechados por el mundo universitario y los diferentes sectores empresariales", concluyen estos expertos.

Todas estas premisas, que en los últimos años se han repetido hasta la saciedad, podrían resumirse en que "innovar ha dejado de ser una opción para convertirse en una obligación". Sin embargo, más del 70% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) -que representan el 98,8% del total de empresas españolas- reconoce que la innovación no forma parte de su estrategia actual, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

De hecho, España sólo invierte en proyectos de innovación el 1,13% del producto interior bruto (PIB), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y eso que la UE insiste en que dicha inversión alcance en 2010 el 3% del PIB. Para entonces, España sueña con llegar al 2%.

En un plano más global, de los 365.000 millones que se invirtieron en I+D en todo el mundo, el 40% llevaron el sello de alguna empresa norteamericana, según un reciente informe de la Comisión Europea, que incluye las inversiones de las 1.400 multinacionales más grandes del planeta.

Las compañías japonesas fueron responsables del 17% de dicha inversión, seguidas por las de Alemania (11%), Francia (6%) y el Reino Unido (6%). España ni siquiera aparece, con lo que su inversión total no representa ni el 1%, según dicho estudio.

Para recortar distancia con el resto de los países, el Gobierno español pondrá en marcha en enero del año que viene un nuevo plan nacional de I+D, que hasta 2012 concederá subvenciones por valor de 47.000 millones. Entre los objetivos de este plan está evitar la fuga de cerebros, potenciar la cooperación entre universidad y empresa e impulsar la innovación de las pymes, sobre todo de aquellas que operan en el sector de la salud, la biotecnología, las energías renovables, las telecomunicaciones y la sociedad de la información.

Conseguir subvenciones

En los últimos siete años han aparecido diversas consultoras dedicadas a captar subvenciones públicas, así como a ayudar a las pymes a conseguir deducciones fiscales por I+D+i de hasta el 70% del coste de dichos proyectos. Entre éstas, destacan Besel, Asesoría I+D+i, Asesoría Zabala o Alma Consulting, que cuentan con profesionales especializados en gestionar todos los trámites necesarios para llevar a buen puerto los proyectos innovadores.

"Lo importante es pensar de qué manera pueden mejorarse los productos y servicios que se ofrecen; el resto puede subcontratarse", afirma el director general para España y Portugal de Alma Consulting, que desde 2000 ha conseguido 520 millones de euros en financiación y más de 15.000 proyectos de I+D+i para todo tipo de empresas. Algunos de sus clientes sólo facturan 100.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de noviembre de 2007