Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | JOSÉ OVEJERO-ESCRITOR | PROPUESTAS

Una boa de paseo

El madrileño José Ovejero, autor de novelas como Nunca pasa nada (Alfaguara) y libros de viaje como China para hipocondriacos (Ediciones B), repasa su ruta por la isla africana de Madagascar.

¿Cómo se movían por ahí?

Íbamos básicamente en la parte de atrás de los camiones. Es lento y aún recuerdo el trasero dolorido, pero es una forma preciosa de viajar.

¿Se adentraron en la selva?Claro, hicimos una caminata de una semana por el norte para ver los lémures y nos topamos con una ceremonia nativa en la que desentierran a los muertos.

No lo dirá en serio...

Sí, desentierran el cuerpo y le cambian el sudario. También degüellan unos cebúes y mezclan la sangre con arroz, pero este plato no lo probamos.

¿Y alguna otra receta?

La gastronomía no es variada, pero encontramos un hotel

regentado por un suizo en Fianantasaroa, al sur, donde servían un pescado con jengibre y vainilla delicioso. Además, la ciudad es muy bonita, su arquitectura colonial se basa en la marquetería tradicional.

¿Qué otros animales vieron? Madagascar no tiene tanta fauna como el África continental. Ni siquiera hay serpientes venenosas, aunque, bueno, vi una boa. Un guía empezó a sonreírme y a hacerme gestos sinuosos con la mano. Tardé en darme cuenta de que la tenía detrás. Pero no intentó abrazarme, sólo pasó por ahí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2007