Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Alberto y Esperanza salen de campaña

El alcalde de Madrid recibe apoyos en Andalucía y la presidenta madrileña se prepara para recorrer España

El inicio oficial de la campaña electoral está aún lejos. Pero el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que ni siquiera ha sido designado aún candidato al Congreso, ya ha empezado su gira por España. Y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y su gran rival política, se prepara para seguir sus pasos en las próximas semanas. Gallardón se dedicó ayer a repartir besos y abrazos por calles de Jerez, a hacerse fotos con niños, a dar un mitin en Algeciras, a asistir a un encuentro con empresarios, a una comida con cuadros locales del PP y a protagonizar otro mitin en Torremolinos (Málaga).

En todas partes fue recibido con entusiasmo, como sucedió recientemente en Cataluña. Ayer, además, estaba en la tierra de Javier Arenas, el más poderoso de los barones que apoyan claramente al alcalde en su carrera por acceder al Congreso y, si Mariano Rajoy pierde, aspirar a la sucesión.

Ese debate sobre el relevo en la cúpula, del que el PP quiere huir, está muy presente en la calle. "Tienes que ser el próximo presidente del Gobierno", le espetó un simpatizante en Jerez ante el pasmo de los cuadros del partido presentes, que no sabían dónde meterse. "No, hombre, el futuro presidente es Mariano Rajoy", le contestó el alcalde, que luego hasta se permitió una broma ante los micrófonos. "Viva el alcalde de Chamberí", le gritó un señor. "De Chamberí, de Centro y también... iba a decir de Moncloa, pero mejor no, que luego la liamos", contestó entre risas Gallardón.

Así se pasó todo el día, de campaña por Andalucía, desde la mañana a la noche. Arenas no pudo acompañarle finalmente porque es diputado nacional y el PP necesitaba todos los votos para intentar ganar una votación sobre la deuda histórica de Andalucía, según sus portavoces. Le sustituyó Antonio Sanz, el secretario general del PP andaluz. Esta comunidad es clave para las esperanzas del PP. Aquí cree que puede arrebatarle al menos tres escaños al PSOE (en Málaga, Cádiz y Almería).

Mientras, Esperanza Aguirre calienta motores. Si el alcalde ya tiene comprometidos viajes de precampaña a Galicia (12 de diciembre) y Castilla-La Mancha (20 de noviembre), Aguirre tiene un programa que le llevará a recorrer 4.000 kilómetros por siete comunidades, según sus portavoces. El 12 de diciembre estará en Valencia, el 17 en Murcia, el 9 de enero en A Coruña, el 16 en Vigo, el 23 en Bilbao, el 30 en Málaga y aún quedan por cerrar fechas en Ciudad Real y Badajoz. La diferencia entre esta inédita precampaña de los dos grandes aspirantes a la sucesión está en cómo se gestó. A Gallardón lo reclaman para que visite lugares clave desde la dirección de campaña de Rajoy, en manos de Pío García Escudero, mientras Aguirre tiene peticiones de dirigentes locales y las coordina con la sede central en Génova.

De momento, el alcalde ha demostrado un gran tirón popular, sobre todo entre la militancia. A él le gusta, más que el mitin de ataque a Zapatero, recordar que es fundador del PP, hablar de convivencia, insistir en el respeto a la actuación de los jueces sobre el 11-M y presumir de su gestión en infraestructuras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2007