Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El lado más primitivo de Joaquín Torres-García

Una exposición en La Fontana d'Or de Girona presenta 77 obras, muchas de ellas inéditas, del artista uruguayo

Máscaras, cabezas y pinturas sobre tabla de aspecto voluntariamente tosco se apostan en la penumbra de una sala. Forman parte de una exposición en Girona de Joaquín Torres-García (Montevideo, 1874-1949), el artista uruguayo errante, adscrito a las vanguardias del siglo XX, aunque deliberadamente outsider. Un Torres-García que se ha despojado de la etiqueta del constructivismo, a la que se le ha asociado.

Su obra, enigmática y ecléctica, ha motivado una exposición del Centre Cultural de Caixa Girona, dedicada a analizar los aspectos más primitivistas de su pintura. Se trata de Torres-García. Detrás de la máscara constructiva, que reúne 77 piezas, 44 pinturas y 33 dibujos, muchas de las cuales se exponen por primera vez en España, procedentes del museo que lleva su nombre en Montevideo y de diversas colecciones particulares. De entre las obras expuestas destacan Bouteille et verre (1927), una pieza muy primitiva con la que se ilustró la revista Cercle et carré, editada por el autor, y Repisa con personajes (1928), una máscara abstracta realizada en París.

A través de la exposición el espectador puede seguir la devoción del artista por el poder expresivo del arte primitivo, ya fuera egipcio, etrusco, precolombino o tribal, pero siempre despojado de contenido sociopolítico. "Sólo le interesaba su energía y pureza, una especie de retorno al origen", sostiene Marc Domènech, comisario de la exhibición. Hijo de emigrantes catalanes, Torres-García vivió en Barcelona, donde se inició a la pintura en la época noucentista, y deambuló por otras capitales como París y Nueva York. A juicio de Domènech, Torres es un "vidrio translúcido" que deja pasar las luces y sombras de la vanguardia, pero no la claridad de sus figuras. De vuelta a su Uruguay natal, se dedicó a dar clases y no dejó de profundizar en la expresión humana, su máxima en la vida: mantenerse cercano al hombre.

La exposición podrá verse en la Fontana d'Or desde hoy hasta el próximo 13 de enero. Después viajará a Mataró y Murcia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2007