Entrevista:ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN | Alcalde de Madrid

"La verdad es que no me gustan estos chirimbolos"

Su segundo mandato arrancó con dos novedades. Una promesa -"se acabaron las grandes obras"- y, paradójicamente, una mudanza: la de la alcaldía al Palacio de Telecomunicaciones, en Cibeles. Alberto Ruiz-Gallardón (Madrid, 1958) resta importancia a la polémica sobre su nuevo despacho y recuerda que el PSOE, que ahora le ataca, propuso ese mismo traslado en 2003. En otras controversias municipales sí entra de lleno.

Pregunta. ¿Le gustan a usted los nuevos chirimbolos?

Respuesta. No.

P. ¿Y por qué los aprobó?

R. En una ciudad tienes que establecer muchos elementos que no son plenamente de tu agrado. Éstos son probablemente los menos agresivos para el paisaje, y Madrid tiene menos superficie publicitaria por habitante que cualquier capital europea. Pero eso no significa que me gusten. Estéticamente, me parece que no contribuyen a la ciudad. Pero hay muchos elementos que a mí pueden no gustarme y que son convenientes.

"El problema de Cañada Real se ha multiplicado en los últimos 24 meses"
"Los chirimbolos que chocan con el paisaje urbano serán reubicados"
"He visto las otras propuestas y le aseguro que ésta era la menos mala"
"Serán demolidas todas las viviendas ilegales que los jueces determinen"
"La velocidad del tráfico en el centro ha aumentado por la obra de la M-30"
"La prostitución no es un problema que tenga solución en un plazo determinado"
Más información

P. Pero si al alcalde no le gustan estos chirimbolos, ¿por qué aprobó la adjudicación?

R. El resto de las propuestas eran más agresivas.

P. ¿Se plantea quitarlos?

R. No, no. Hay cosas que no te gustan, pero que son convenientes para la ciudad...

P. ¿Por qué son convenientes estos chirimbolos?

R. Porque son los menos agresivos estéticamente.

P. ¿No podían haber dejado desierto el concurso?

R. Es que no he conocido ningún otro modelo que me guste más. A ver, si me pregunta si me gustan estos chirimbolos le tengo que decir que no, la verdad es que no me gustan. Pero los otros me gustaban menos todavía.

P. ¿Conocía el diseño antes de que se aprobara?

R. No conocía el diseño. La verdad es que no puedo decir que haya participado directamente en el proceso. Pero he visto después las otras propuestas y le aseguro que la menos mala, entre comillas, era ésta. De todas maneras, se van a reubicar todos aquellos chirimbolos que suponen un conflicto con el paisaje urbano consolidado, y entonces tendrán un impacto mucho menos agresivo que ahora.

P. ¿Adónde miraban las administraciones mientras crecía el poblado de Cañada Real? El problema viene de lejos, pero usted, por ejemplo, ha sido ocho años presidente de la Comunidad y cuatro alcalde, y hasta ahora no se ha hecho prácticamente nada.

R. Eso no es cierto. Las órdenes de desalojo de viviendas ilegales se han producido siempre.

P. ¿En este poblado?

R. En los últimos tiempos ha habido una multiplicación de la ocupación ilegal; ésa es la razón por la que el conflicto, que siempre estuvo ahí, ha adquirido ahora la gravedad que tiene. Pero eso ha sido consecuencia de muchos factores, y aunque la Cañada Real hace años era una realidad, no tenía ni punto de comparación con la de los últimos 24 meses.

P. Las 40.000 personas que viven allí ilegalmente no han llegado en los últimos 24 meses.

R. El número de habitantes se ha multiplicado exponencialmente en esos meses.

P. Bueno, y en ese caso, ¿por qué no han hecho nada en los últimos 24 meses?

R. Hicimos desde el primer momento. Siempre que hay una vivienda ilegal en Madrid y tenemos conocimiento de ello hacemos lo mismo. En primer lugar, ofrecer un servicio social: todas las políticas de realojo buscan ofrecer integración social. Y después, cuando no es una vivienda, sino un espacio de negocios o una infravivienda, es el juez el que determina el desalojo.

P. Las órdenes judiciales que ahora se están ejecutando se pidieron hace pocos meses.

R. En Cañada Real se están produciendo desalojos en los últimos ocho años, sin tanta noticia pero exactamente igual.

P. ¿Le ha sorprendido que la cuestión haya llegado a aparecer en el conflicto diplomático entre España y Marruecos?

R. Ese planteamiento me parece un error. Nosotros hemos desalojado en Cañada Real a ciudadanos procedentes de Madrid, de Extremadura, de Andalucía, de Rumania, Marruecos... No hay ningún tipo de tratamiento distinto en función de la nacionalidad o la religión.

P. ¿Se van a seguir demoliendo casas en el poblado?

R. Siempre que lo ordenen los jueces, por supuesto.

P. ¿Sean chabolas o chalés?

R. Todas las que digan los jueces. Todas las que estén en situación ilegal. Hay circunstancias distintas: si son infraviviendas, hay una acción social para que esas personas tengan una vivienda pública. Si son comercios o locales de actividad ilegal como el tráfico de drogas, lógicamente no hay compensación. La idea que tenemos -y sé que es un proyecto a muy largo plazo y que debemos coordinarnos con otras administraciones- es, primero, garantizar los derechos sociales: educación, sanidad... Segundo, la seguridad: no puede haber en Madrid un espacio ajeno al Estado de derecho. Y, en tercer lugar, la legalidad: todo lo construido en vía pecuaria debe ser objeto de desalojo.

P. El problema es que algunos habitantes de la Cañada llevan ahí 40 años.

R. Soy consciente, pero yo no soy partidario de una legalización. Eso al final sería premiar al infractor. La vía pecuaria debe recuperar su condición.

P. El plan de revitalización del centro fue una de sus principales promesas electorales en 2004. Vence en 2008. ¿Van a cumplir los objetivos?

R. Es una de las grandes transformaciones que está teniendo la ciudad. Hemos vencido muchas inercias iniciales. Las grandes operaciones están en marcha. Siempre dije que era un trabajo de 8, 12 o 16 años...

P. El plan es 2004-2008.

R. Hay un plan a 2008 y después habrá otro, y luego otro... Tendrá que haber planes de recuperación permanentes. Se va presupuestando por fases, y los objetivos a 2008 los conseguiremos sin duda, pero no nos quedaremos ahí. Nos marcaremos nuevos y más ambiciosos objetivos. En todo caso, en 2008 tendremos ya algunas acciones, terminadas o iniciadas, que van a ser determinantes. Terminadas están las nuevas plazas de Santo Domingo y Luna o la peatonalización de Montera y Arenal. Iniciadas tendremos la plaza de la Cebada y Barceló, Escuelas Pías, la plaza Mayor. Y las acciones en materia de vivienda.

P. Ese plan contemplaba convertir en equipamientos públicos cuatro conventos. Llevan cuatro años negociando con la Iglesia católica. ¿Siguen en ello?

R. Con la Iglesia hemos llegado a un acuerdo en otros temas, como el nuevo uso público del solar de San Francisco el Grande. Pero no hemos logrado el acuerdo sobre esos inmuebles.

P. Entonces renuncian a cumplir esa parte del plan.

R. Es que las dos partes tienen que estar de acuerdo. A mí me gustaría mucho. Si algún día la Iglesia quiere desprenderse de esos inmuebles, los convertiremos en equipamientos.

P. ¿Ha mejorado el tráfico con la obra de la M-30?

R. Sí, presentaremos los datos próximamente, aunque aún ha pasado muy poco tiempo desde que se pusieron en marcha todos los túneles. Pero ya le anuncio que la velocidad en el centro ha aumentado de forma considerable, sobre todo la del transporte público.

P. También dijo que la obra de la M-30 reduciría los niveles de contaminación. Sin embargo, en estos días ha subido, sobre todo la contaminación atribuible al tráfico. ¿A qué lo achaca?

R. El sistema de túneles es objetivamente un sistema de reducción de la contaminación, porque los gases de los coches se filtran, y por tanto lo que se emite a la atmósfera es considerablemente inferior a lo que se emitía cuando los coches iban por superficie. Hoy tenemos unos puntos elevados de contaminación como consecuencia de la situación meteorológica, pero si no existiesen los túneles tendríamos más contaminación.

P. Entonces nunca habrá forma de saber si es cierto o no que los túneles de la M-30 reducen la contaminación. Si la respuesta va a ser siempre: "Los niveles son altos, pero más todavía lo serían sin túneles"...

R. Sí la hay: no hay más que medir la contaminación que se deja de emitir a la atmósfera como consecuencia de que los gases de esos vehículos, en lugar de emitirse, se están filtrando.

P. Además del tiempo caluroso, ¿contempla alguna otra razón para explicar esa subida de los niveles de contaminación?

R. No ha subido la contaminación en parámetros anuales. Se han cogido los datos de un día y se han comparado con otro día, pero en el balance de año a año no se ha producido un incremento de la contaminación en Madrid. Estos días son malos por esta situación anticiclónica. Todos los años, cuando se prolonga muchos días esta situación, se alcanzan esos niveles.

P. ¿Por qué retiraron los datos de la página web?

R. No se retiraron. El mecanismo es así: siempre que hay un dato de una estación medidora que no responde a la secuencia previsible de los técnicos, se hace una comprobación para ver si responde a la realidad o no. Una vez que se comprueba, se reintroduce automáticamente en el sistema. En este caso ha pasado así con una estación medidora: se ha comprobado que no era un fallo de la máquina y ya están en el sistema.

P. Van a aprobar en breve el último proyecto del Eje Prado-Recoletos. Si era posible hacer la obra sin mover ni un solo árbol, como al final se va a hacer, ¿por qué no aprobaron antes ese diseño? ¿Han cedido a las presiones de la baronesa Thyssen?

R. ¡Qué va! No sabe usted la cantidad de cosas que han variado en el proyecto. Ha sido un proceso muy abierto y participativo, con múltiples opiniones, y la idea de los redactores del proyecto ha ido evolucionando. Es verdad que en el último diseño no se afecta ningún árbol. Es verdad que aquella cuestión es la que más ruido hizo en su día, pero no era la más importante.

P. ¿No se ha cambiado nada en el proyecto por las presiones de la baronesa Thyssen?

R. Se han cambiado cosas que nos pidió el Patronato del Thyssen, pero ésta precisamente no era una de ellas.

P. ¿El problema de la prostitución callejera tiene solución?

R. No es un problema en el que podamos ofrecer a los ciudadanos un horizonte de solución en un plazo determinado, porque detrás de la prostitución callejera hay mucho más: mafias, trata de mujeres. Pero eso no nos va a frenar en una batalla cuyo principal objetivo no es la calidad de vida de los vecinos, aunque eso se consiga, sino la dignidad de las mujeres.

P. ¿Volverá a casar a una pareja gay si se lo pide?

R. Si son amigos míos, sí. Yo sólo he casado -me da igual que sean personas del mismo sexo o de distinto sexo- a aquellas parejas con las que tengo una relación personal. Si dos amigos míos homosexuales me lo piden, rotundamente sí.

Alberto Ruiz-Gallardón, en la mesa de trabajo de su nuevo despacho en el Palacio de Telecomunicaciones de Cibeles.
Alberto Ruiz-Gallardón, en la mesa de trabajo de su nuevo despacho en el Palacio de Telecomunicaciones de Cibeles.GORKA LEJARCEGI
Uno de los chirimbolos instalados en las calles de Madrid, frente a la Puerta de Alcalá.
Uno de los chirimbolos instalados en las calles de Madrid, frente a la Puerta de Alcalá.GORKA LEJARCEGI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción