Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TIEMPO MUERTO | NBA

No creo en manos negras

En algunos momentos, lo que menos necesitas es que te pregunten por qué no juegas más. Aprovecho este artículo para hablar del tema porque día sí y día también, al menos un par de veces, me plantean las mismas cuestiones: por qué no juego más minutos, qué voy a hacer al respecto, que si me están pasando factura por haber jugado el Eurobasket... Pero antes, con su permiso, deseo escribir sobre la situación del equipo. Después de tres victorias, encadenamos tres derrotas, pero en Filadelfia y Chicago volvimos a ganar. Esta semana jugaremos tres partidos en casa en lo que va a parecernos un oasis de tranquilidad después de tantos viajes y ajetreo.

Nos ha sucedido lo que suele pasar con frecuencia. Ganamos tres partidos, especialmente contra los Nets, ante los que teníamos muchas ganas, y las expectativas crecieron demasiado. Después, la derrota ante Boston, por una canasta y en la prórroga, nos hizo mucho daño. Lo pagamos ante Milwaukee haciendo un mal partido. No podemos dejar que una derrota nos cueste dos ni caer en la depresión y en la crisis. Lógicamente, después de perder, el ambiente es más triste en el vestuario. Tratamos de motivarnos. TJ Ford siempre pone una nota de humor, intenta levantar el ánimo de todos y que el equipo se relaje.

Y, ahora, lo prometido es deuda. Mi situación no es la que me gustaría. Me lo tomo con calma y entrenándome mucho. Dicho esto, una referencia al estado de mi pie, el que tuve que operarme y me dejó casi seis meses sin poder jugar. Será la última mención al tema porque estoy un poco harto de tantas historias como han circulado al respecto. El pie está bien, totalmente curado. Puedo rendir al 100%. Estoy trabajando como nunca, intentando volver a entrar en los planes del entrenador. No creo en manos negras. Repito, no creo que nadie quiera perjudicarme de manera intencionada y, en cualquier caso, sería muy difícil asumir algo así. Simplemente, el entrenador decide quién juega y quién no juega. Leí unas declaraciones de Maurizio Gherardini [el vicepresidente y director general de los Raptors afirmó en el diario As que el juego y la potencia de Garbajosa no son lo que eran antes de la lesión y que los médicos del equipo continúan opinando que debió operarse de nuevo y no jugar el Eurobasket]. Me extrañaron un poco algunas de sus frases, pero no hay problema. Me explicó que sus palabras no fueron exactamente ésas. Tengo una buena relación con él y sabe lo que estoy trabajando. Con Bryan Colangelo [presidente del club] he hablado menos porque tiene una agenda muy apretada, pero Maurizio es su mano derecha. Estoy contento con la franquicia y ellos conmigo.

En ningún momento me he sentido señalado y debo agradecer su apoyo al público de Toronto. Cada vez que entro en la cancha me dedica una ovación muy intensa. Por la calle me reconocen, me paran y me animan. No voy a perder nunca la confianza en mí. Estoy entrenándome por mi cuenta. Suelo llegar una hora y media antes del inicio de cada ensayo y después de los partidos en los que juego poco, que desgraciadamente son ya varios, hago trabajo extra con un preparador físico.

Desde luego, éste es el momento más duro de mi carrera. Hablo mucho con Rasho [Nesterovic, pívot esloveno que lleva nueve temporadas en la NBA], que ha pasado por todo tipo de situaciones en esta Liga, alguna parecida a ésta. Es un monstruo. No entiendo cómo hay quien escribe que es un veterano pasota. Ha ganado anillos [fue campeón con los Spurs en 2005] y es el primero que se entrena fuerte. Además, es una persona de una cultura muy amplia y hablamos de todo tipo de temas, no sólo de baloncesto. Por supuesto, Jose [Calderón] también me apoya. Lo mejor es no obsesionarse. La Liga es muy larga y habrá oportunidades para todos. Estoy seguro de que, a base de trabajo, voy a recuperarme de esta situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de noviembre de 2007