Un 60% de los parados registrados en el último año son extranjeros

La construcción se convierte en el sector donde más aumenta el desempleo

Hombre, profesional de los servicios o de la construcción y extranjero. Ése es el perfil mayoritario de los 55.741 nuevos parados registrados en el último año. La desaceleración económica se está trasladando al mercado laboral, que en octubre arrojó un aumento en el número de desempleados tanto respecto al mes anterior (31.214) como en el último año. Al mismo tiempo crecen significativamente los contratos firmados, lo que indica que la creación de empleo no está agotada.

Las cifras de los servicios públicos de empleo que divulgó ayer el Ministerio de Trabajo abundan en la paulatina pérdida de vigor del mercado de trabajo y concuerdan con la encuesta de población activa, el método de análisis más fiable. Uno de los elementos significativos de octubre es el fuerte peso de la inmigración. Seis de cada 10 parados registrados en el último año son inmigrantes. La amplia presencia de extranjeros entre quienes buscan un empleo crece desde 2005, cuando empezaron a contabilizarse.

En octubre hubo récord de contratos, aunque los fijos salen perjudicados

Otra de las novedades reside en el género de los nuevos desempleados. El 72% de los del último año son hombres, cuando tradicionalmente han sido las mujeres las que más intensamente se han inscrito como demandantes de trabajo. El género tiene mucho que ver con la ocupación de los nuevos parados: la construcción, que emplea principalmente a hombres, aunque también los servicios. Las actividades relacionadas con el ladrillo experimentan la mayor subida del paro.

Trabajo justifica el aumento del paro en la "tradicional subida estacional" que se produce en octubre, en palabras del secretario general de Empleo, Antonio González. Es cierto que, al finalizar la temporada de verano, las listas se suelen engrosar -este año, algo más que el anterior-, pero esa explicación vale sólo para la evolución mensual, no para la anual.

Más allá del paro, en octubre hubo récord de contratos (casi dos millones), aunque los indefinidos salen perjudicados, al caer un 2,7%, mientras los temporales vuelven a ganar peso. La comparación con 2006, cuando se dispararon los fijos por la reforma laboral, desluce las cifras.

También la afiliación a la Seguridad Social revela cierto agotamiento. Los 19,3 millones de cotizantes de octubre suponen un 2,7% más que hace un año, pero en el último mes el sistema ha perdido 75.719 afiliados.

La patronal CEOE cree que los datos del paro reflejan la desaceleración económica, mientras los sindicatos piden medidas para mejorar la calidad y fomentar la reinserción laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50