Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Décima jornada de Liga

El Murcia deja sin chispa al Espanyol

El Espanyol es uno de los equipos de moda y en consecuencia podía esperarse lo que sucedió. El Murcia le dio trato de grande de los verdad y salió al césped de Montjuïc como si del Bernabéu o el Camp Nou se tratase.

Le falta al Espanyol el efecto sorpresa. Dominó, movió bien el balón, masticó sus jugadas con paciencia, pero apenas hizo daño. El Murcia plantó dos líneas de cuatro numantinas. No rascó bola. Tampoco pareció importarle. Diluía el juego del Espanyol a base de cerrar espacios y de cortar líneas de conexión, especialmente las que conducían a Riera y Tamudo. Un tipo de trabajo que ni pintado para Movilla y Pablo García, que se plantaron en la medular y disfrutaron rebanando balones y yendo al choque, atrancando siempre la sala de máquinas blanquiazul.

ESPANYOL 0 - MURCIA 0

Espanyol: Kameni; Zabaleta, Torrejón, Jarque, Chica; Valdo (Jonathan Soriano, m. 73), Mosiés, De la Peña, Riera; Luis García y Tamudo. No utilizados: Lafuente, Coro, Moha, Serrán, Lola y Lacruz.

Murcia: Notario; Mejía, Otxoa, Arzo, Peña; De Lucas, P. García, Movilla (Richi, m. 56), Regueiro; Iván Alonso (Baiano, m. 78) y Goitom (Íñigo, m. 71). No utilizados: Jofre, Abel, Cuadrado y Carini.

Árbitro: O. López. Amonestó a Iván Alonso, Luis García, Regueiro y Richi.

Estadio de Montjuïc. 14.150 espectadores.

El Espanyol insistió en los pases en diagonal combinados con los movimientos sutiles de sus delanteros coqueteando con la línea de fuera de juego. Así fabricó sus dos mejores oportunidades, con un pase de De la Peña a Valdo, demasiado lento en el intento de definir, y con otro servicio de Luis García que Tamudo remató excesivamente cruzado. No logró romper de ninguna otra forma el Espanyol el acorazado que dispuso Luis Alcaraz ante Notario.

Gana a Madrid, Valencia y Sevilla pero no puede

Chica al travesaño! Falta botada por Luis García, rechazada por Notario y el zaguero blanquiazul desde la frontal, mandó su chut a la madera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007