Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez Varela: "Tengo las manos limpias y todo lo gané trabajando"

El semblante del ex conselleiro evidenció su malestar con el portavoz del Bloque tan pronto como éste comenzó a describir una trama de intereses económicos relacionada con el PP.

Su enfado fue a más cuando cuando Aymerich se refirió a empresas participadas por ex altos cargos de la Xunta y citó la sociedad que Pérez Varela creó junto a su mujer nada más dejar el Gobierno, una firma dedicada a la organización de "eventos culturales" y a las "nuevas tecnologías".

Una alusión a un supuesto comentario de Pérez Varela diciendo que ahora es millonario colmó la paciencia del ex conselleiro, que no dudó en llamar "miserable" al portavoz nacionalista, a lo que éste replicó calificándolo de "delincuente" mientras la presidenta de la comisión, Ana Pontón, trataba de poner orden y pedía respeto a los presentes.

Cuando pudo volver a hablar, el ex conselleiro denunció la "ruindad de algunos" que gustan de los "juicios sumarísimos" propios de los "soviets". "No le voy a replicar", le espetó a Aymerich, "porque si tiene documentación, yo de usted tengo un camión". Aunque no la va hacer pública, precisó, porque no quiere "poner el ventilador". "Yo respeto a la clase política, que hace un esfuerzo enorme con sueldos bajísimos por defender este país".

El portavoz del BNG leyó algunos artículos de Pérez Varela en su época como periodista en los que pedía un brindis por la libertad de Tejero e Ynestrillas cuando estaban encarcelados por la conspiración golpista conocida como Operación Galaxia. Aymerich negó al ex conselleiro la capacidad de dar lecciones de democracia, le pidió que respondiera a las preguntas y se mostró dispuesto a retirar la acusación de "delincuente" si su interlocutor hacia lo propio con el calificativo de "miserable".

"Yo no quiero llamar miserable a nadie", contestó Pérez Varela, pero "lo que no puede hacer usted es comenzar su comparecencia insultando, porque le va a ir muy mal en la vida". "Y encima perjudica a su partido, que en algunas áreas lo está haciendo incluso bien". En ese sentido, añadió, "le recomiendo a usted la entrevista póstuma de Antón Losada en un periódico nacional". "Una entrevista diminuta en la que recoge y hace una reflexión importante tras dos años en el Gobierno", añadió.

Sobre la gestión de la Cidade da Cultura, Pérez Varela apenas aportó nuevos datos. Aseguró que "no hay ni una sola irregularidad" en este proyecto. "Es prácticamente imposible" debido al control de los 60 funcionarios que participaron en él. "Los grandes reproches que hace el Consello de Contas", destacó, "son reproches terriblemente opinables; ninguno de ellos tiene ningún fundamento jurídico o legal", porque parte erróneamente de aplicar la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas. El problema, añadió, es que "hay organismos que quieren hacer de Ejecutivo. Pero para eso hay que ganar las elecciones".

Pérez Varela se refirió a la polémica elección de la cuarcita de Muras, procedente de una cantera ilegal, para cubrir los edificios de la Cidade da Cultura (atribuyó a Peter Eisenman su elección) y destacó el bajo coste del proyecto por metro cuadrado en comparación con otros similares. El presupuesto inicial dijo, era sólo indicativo, y si al final cuesta un euro más de lo adjudicado, advirtió, será responsabilidad de la nueva Xunta.

Tanto Aymerich como Leiceaga pidieron insistentemente que el ex conselleiro explicara su patrimonio actual y lo comparara con el que tenía antes de llegar al cargo. Por toda respuesta, Pérez Varela se remitió a su declaración de la renta. "Para comprar un chalé adosado", explicó, tuvo que vender un piso en Madrid de los que posee desde antes de 1980. "El piso que tengo en Redondela es anterior al año 75", añadió. "Tengo las manos limpias y cada patacón que gané lo hice trabajando como un desgraciado en dos o tres sitios". "Yo soy una persona fundamentalmente honesta" y "no tengo ningún capital más que cualquier gallego". "Estoy lleno de hipotecas y de créditos", explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2007