Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Patriotas, leed este panfleto

Catalanes, después de los últimos desastres ferroviarios que diezman con dureza nuestro ya de por sí castigado territorio, es el momento de que hagáis un último sacrificio por la patria. Y os lo pido especialmente a vosotros, habitantes del Garraf afectados por la elemental falta de transporte, porque un poco más de sufrimiento no emponzoñará más vuestras almas ya maltrechas por tanto dolor. Os sabemos fuertes, valientes y dispuestos a luchar.

Sin ir más lejos, ahora mismo puede que estéis leyendo este panfleto mientras formáis parte de la cola humillante y bóvida que os permitirá encaramaros a algún vagón de tren por caridad, o para montar en algún autocar alternativo por piedad. También puede ser que estéis avanzando penosa y lentamente, con vuestros hijos y cónyuges, a la próspera Barcelona en un vehículo propio. Si es así, debéis tener bien presente el dinero que deberéis entregar en el peaje, así como el aparcamiento. Calculad unos 40 euros diarios, compañeros, lo que supone unos 1.200 al mes. Debéis de saber, pues, que si esta contienda se prolonga y vuestros sueldos no mejoran, moriréis de inanición fatal y traidora, a no ser, desde luego, que os dediquéis a la procreación sistemática y en serie, para, de este modo, optar a los 2.500 euros que el presidente Zapatero dona por hijo. (Tener gemelos cada nueve meses durante toda vuestra vida fértil supone unos 5.000 nada desdeñables euros por año). Pero vayamos al grano.

Ya sabéis que se ha descartado utilizar barcos o pateras para transportaros por mar

Soluciones para vuestro dolor no hay tantas. Hacinaros en coches oficiales que no estén de servicio para trasladaros a las fábricas y hospitales -donde dejáis gotas de honrado sudor obrero- es complicado. Sería fomentar el transporte privado, que contamina. Y ya sabéis que se ha descartado utilizar barcos o pateras para transportaros por mar. Lo que os propongo, pues, y os lo propongo de patriota a patriota, es que vengáis todos disfrazados de época y en tartana.

Catalanes, reflexionad un momento antes del no que intuyo en vuestros labios. En el fondo, el método no es tan distinto del que estáis utilizando ahora. Tardaréis lo mismo y, a cambio, estaréis trabajando para y por Cataluña. Si hacéis lo que os digo, con el valor y ánimo que habéis demostrado con creces, vuestra penosa experiencia puede servir para grabar un reality show (de calidad) que veríamos el año que viene en TV3 (en horario estelar). Vuestras divertidas, pero también conmovedoras peripecias por el camino (ahora me paro a beber en porrón, ahora le lanzo un requiebro a la mesonera) serían grabadas y, con ellas, haríamos un programa, que bien se podría llamar L'agonia de 2007, inspirado ligeramente en La masia de 1907. (Y ya sabéis que La masia de 1907 es un exitazo). Todo esto se haría desde mi productora, podéis estar tranquilos.

Y si os preguntáis para qué se os exige, se os pide esta última prueba, os lo contaré, porque tenéis derecho a saberlo. El dinero que obtengamos por los ingresos de la publicidad y vuestros derechos de imagen servirá para colocar nuevos puntos de bicing en Barcelona, que, como sabéis, nos hacen muchísima falta.

moliner.empar@gmail.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2007