Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La perrera de Puerto Real sacrificó 556 animales con un paralizante

La Mancomunidad de la Bahía propone buscar otro centro de acogida

Morían de manera lenta y agónica. En la perrera de Puerto Real (Cádiz), según detectó la Guardia Civil tras la denuncia de la protectora de animales El Refugio, los animales eran sacrificados mediante la inyección de Mioflex, un paralizante que se usa en dosis bajas para dormir a los perros y gatos durante las operaciones quirúrgicas.

Expediente al veterinario imputado en la investigación

La Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz planteará el lunes a los ayuntamientos de la comarca cancelar sus acuerdos con esta instalación y buscar alternativas para los animales abandonados. El Colegio de Veterinarios ha expedientado al profesional que ha sido imputado junto a tres responsables de la perrera por utilizar estas prácticas que van contra su código deontológico.

Según datos de El Refugio, del 1 de enero al 31 de agosto de 2007 en las dependencias de Puerto Real se han sacrificado 556 animales mediante la utilización del fármaco Mioflex. "Los perros y gatos mueren asfixiados después de una larga agonía. Los animales son absolutamente conscientes hasta que mueren ahogados ya que el paralizante afecta a los músculos respiratorios", explica el portavoz del colectivo, Ignacio Paunero. Su denuncia presentada ante la Guardia Civil el pasado 15 de junio motivó una investigación que ha llevado al juzgado número 2 de Puerto Real a abrir un procedimiento penal contra cuatro responsables de la perrera por delito continuado de maltrato animal.

El Refugio ha iniciado una campaña para convencer a los ayuntamientos que tienen acuerdos con la perrera de Puerto Real para que cancelen estos contratos. El presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz, Felipe Márquez, explicó ayer que propondrá a todos los consistorios la búsqueda de lugares alternativos para llevar a los animales abandonados y la colaboración directa con protectoras de animales para buscar medios de adopción más eficaces. "Sería bueno encontrar un nuevo centro o una alternativa integral que evite este problema", sugirió Márquez. Actualmente trabajan con la perrera los ayuntamientos de Cádiz, San Fernando y Puerto Real. El de El Puerto de Santa María acabó recientemente su contrato, el de Rota utiliza servicios de otra empresa y en Jerez, el Ayuntamiento gestiona la recogida de animales aunque colabora también con las instalaciones portorrealeñas.

El Colegio de Veterinarios de Cádiz rechazó ayer el sacrificio con paralizantes. Las directivas españolas y europeas propugnan la llamada eutanasia indolora para no provocar angustia en los animales. El comité deontológico ha abierto expediente al veterinario imputado por esta causa, aunque el procedimiento administrativo abierto contra él se ha parado hasta que se resuelva la vía judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2007