Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un colegio público de Alicante publicita la clase de religión en una carta a los alumnos

Religión por carta y para todos. El colegio público número 51 de Alicante, ubicado en la avenida de las Naciones, en la Playa de San Juan, con unos 400 alumnos matriculados, ha remitido una misiva a todos los padres informando de "en qué consiste" la asignatura de Religión que oferta como alternativa.

La carta, que los profesores metieron en las carteras de los alumnos, incluidos los más pequeños, explica detalles y contenidos de esta asignatura, en la que tienen una "mascota muy especial, Deba. Es una estrella que todos los días que toca Religión nos cuenta un cuento de un niño muy bueno, Jesús", reza la misiva, que promete canciones y juegos divertidos para sus alumnos.

Un padre pregunta si se está "haciendo proselitismo de la religión católica".

La directora compara la carta con las referidas al comedor o el bus

El escrito, suscrito por la profesora de Religión, que proporciona el Obispado merced a un convenio con la consejería, y remitido con el beneplácito de la dirección del colegio, destaca cómo "Deba y Jesús nos sirven como modelo de comportamiento y nos enseña". La carta concluye con un matiz: "Hemos de saber diferenciar entre la asignatura de Religión y la catequesis, que son temas diferentes". La carta, redactada coloquialmente para que la entiendan los más pequeños, reflexiona sobre determinados valores como la amistad, solidaridad, paz, perdón, igualdad, generosidad, respeto y libertad.

La circular causó estupor y preocupación sobre todo entre los padres que habían pedido formalmente en la matrícula que sus hijos tuvieran actividades alternativas y no Religión. Uno de estos padres llegó a pensar, cuando llegó su hija con la carta en la cartera, que le estaban dando la asignatura sin pedirla. Los padres se quejaron ante la profesora del colegio público, preocupados por "si se estaba haciendo proselitismo de la religión católica". En opinión de estos padres, la carta "se presta a confusión, si no queremos religión no tienen por qué imponerla a nadie", comentaba ayer uno de estos padres.

La directora del colegio, Elia Padilla, explicó que la carta, como en años anteriores, se ha enviado "a todos los alumnos, sean de Religión o no", ya que "algunos padres preguntan en qué consiste el temario de esa clase, yo no veo descabellado que los padres sepan qué se hace en Religión y se informen". La directora intentó quitar hierro al tema recordando que también se envían cartas para informar del transporte escolar, las actividades extraescolares o el comedor. "Lo que pasa que estos temas no hieren la sensibilidad de nadie", admitió Padilla, que, no obstante, anunció que el próximo año sólo darán cartas de estas a los matriculados en Religión. No obstante, admitió que para la asignatura de actividades alternativas, opcional a la Religión, no envían misiva explicativa y son los tutores los encargados de promocionarla verbalmente.

Otros responsables de colegios públicos de Alicante manifestaron ayer su sorpresa al conocer esta técnica. "Nadie envía cartas, y menos para promocionar la Religión, debemos ser imparciales", admitió una jefa de estudios. Un director de otro colegio consideró que en la matrícula debería constar más claramente el tema de la religión. "No es una asignatura obligatoria, los colegios debemos ofertarla, pero ni fomentarla ni imponerla", explicó. Los sindicatos también opinaron. Javier Zurita, de Fete-UGT, instó a la Consejería de Educación a dar "instrucciones claras en un tema tan sensible como este". Alfonso Rodríguez, de la federación de enseñanza de CC OO en Alicante, lamentó que "se haga propaganda indebida" de la religión católica: "No se deben permitir este tipo de maniobras en un estado teóricamente laico y aconfesional", explicó el sindicalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007