Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FERNANDO TRÍAS DE BES | EMPRENDEDOR Y ESCRITOR | GESTIÓN Y FORMACIÓN

"El verdadero emprendedor es el que consigue profesionalizar su pasión"

El mayor fracaso de todos es "dejar que el miedo te impida intentarlo"

Cada vez hay más personas que se aventuran a montar un negocio propio. Sin embargo, se estima que entre el 70% y el 90% de estas aventuras empresariales no pasará del quinto año. "Las causas que ponen fin a estas iniciativas se encuentran en aspectos internos de los emprendedores, más que en circunstancias externas de sus empresas", afirma el escritor Fernando Trías de Bes (Barcelona, 1967), autor de los libros de management La buena suerte y El vendedor de tiempo (ambos de Empresa Activa) y de las novelas Palabras bajo el mar y El coleccionista de sonidos (ambos de Alfaguara). En su última obra, El libro negro del emprendedor (Empresa Activa), Trías de Bes analiza los factores que explican que tantas aventuras empresariales nunca lleguen a consolidarse.

"El empresario es la persona que se mueve en un mundo incierto para que los que trabajan para él crean que ese mundo es seguro"

Pregunta. ¿Por qué es tan difícil mantener un negocio con el paso del tiempo?

Respuesta. La mayoría de emprendedores que no logran mantener sus proyectos empresariales suelen estar obsesionados con su idea, la cual perciben como un tesoro. Pero cualquier idea, por muy buena que sea, tan sólo es una potencialidad. Lo importante es saber darle forma para que genere valor, un proceso del que depende el éxito final. Y no sólo eso: está demostrado que los negocios que perduran son los que tienen en cuenta su desarrollo sostenible, creando relaciones justas y equitativas con los diferentes actores implicados, de manera que todos salgan ganando.

P. ¿Qué particularidad tienen los emprendedores?

R. Emprender es un estilo de vida, no de trabajo. Así, ser emprendedor significa enfrentarse al mundo laboral desde la autonomía y la independencia, tomando decisiones libremente y asumiendo plenamente las consecuencias. En última instancia, el emprendedor es la persona que quiere aprender a gestionar y aceptar la incertidumbre para seguir su propio camino en la vida. Esta filosofía es la misma que lleva a una persona a convertirse en un profesional autónomo o free-lance. El empresario, por otra parte, también se mueve en un mundo incierto, de manera que los que trabajan para él crean que ese mundo es seguro.

P. Es decir, que renuncia a firmar un contrato indefinido...

R. Exacto. De hecho, nadie puede asegurar el futuro; como mucho, los que se aferran a un contrato fijo obtendrán una indemnización en caso de ser despedidos... Pero la seguridad no existe. Lo que sí existe es el miedo a sentirse inseguro, que lleva a muchos a esclavizarse a trabajos que no les llenan y que les privan de ser dueños de su tiempo. Y todo para obtener una falsa sensación de seguridad. En estos casos, es importante no engañarse acerca de las causas que te mueven a tomar según qué decisiones.

P. ¿Cómo se reconoce al falso emprendedor?

R. El falso emprendedor es el que emprende con un motivo, pero sin motivación. Muchos inician este tipo de aventuras por factores externos, como estar en paro, odiar al jefe o a la empresa en la que trabaja, no querer recibir órdenes y tener libertad de horario, demostrar algo a los demás, ganar más dinero, etcétera. Sin embargo, la motivación nace del interior del ser humano y tiene que ver con descubrir quién eres para saber qué te gusta. Sólo por medio de este autoconocimiento uno puede cumplir con su destino profesional, que en muchos casos queda sepultado por el condicionamiento y las expectativas impuestas por los padres o por el entorno social y económico.

P. ¿Qué rasgo define a los verdaderos emprendedores?

R. El verdadero emprendedor es el que consigue profesionalizar su pasión. Y el mejor indicador para saber si eres correspondiente con la función que estás desempeñando es lo que sientes y experimentas en tu interior. Si eres feliz y estás alegre es que estás haciendo lo que debes en el lugar y momento oportunos.

P. ¿Y qué pasa con el fracaso?

R. El mayor fracaso de todos es dejar que el miedo te impida intentarlo. Independientemente del resultado final, las decisiones que tomas a partir de tu intuición interior siempre te reportan un valiosísimo aprendizaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de octubre de 2007