Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enel y Acciona pactan una vicepresidencia italiana para Endesa tras asumir el control

Pizarro, una vez sustituido por Entrecanales, se suma a la lista de presidentes de honor

Enel y Acciona tomaron ayer formalmente el control de Endesa. Con una novedad sobre lo anunciado: italianos y españoles, al margen de los acuerdos iniciales, han pactado el nombramiento como vicepresidente de la eléctrica del italiano Andrea Brentan, hombre de confianza del presidente de Enel, Fulvio Conti. La vicepresidencia italiana equilibra la cúpula de Endesa, en la que dos españoles, José Manuel Entrecanales, presidente, y Rafael Miranda, que continúa como consejero delegado, podían eclipsar la presencia italiana. Manuel Pizarro fue nombrado presidente de honor de la compañía.

Día de relevos, presentaciones y anuncios en Endesa. Los nuevos dueños de la compañía, Enel y Acciona, flamantes propietarios del 92% del capital de la eléctrica, tomaron el control pleno de la sociedad con el nombramiento de nuevos consejeros y la designación de presidente y consejero delegado. En el proceso, medido y ajustado a los pactos firmados entre ambos grupos -consejo nombrado al 50%, presidente designado por Acciona y consejero delegado nombrado por Enel- sólo hubo una novedad reseñable. Fue el nombramiento de un vicepresidente, Andrea Brentan, especialista en fusiones y adquisiciones de Enel, cuyo puesto no estaba previsto en ningún acuerdo.

El nombramiento de Brentan, hombre de confianza del presidente de Enel, Fulvio Conti, muestra cómo los nuevos dueños aquilatan al máximo su presencia en su nueva propiedad. Sencillamente, Enel no ha querido que su presencia quedara difuminada por un presidente, José Manuel Entrecanales (designado por Acciona), y un consejero delegado, Rafael Miranda (formalmente nombrado por los italianos), que dan carácter netamente español a la cúpula de la empresa.

Equilibrio preciso

Porque está bien ser socios, pero mal ser primos. La búsqueda de un equilibrio preciso se muestra también en otro detalle: los dos directores generales que se ocuparán de las finanzas de Endesa, Juan Gallardo por parte española y Paolo Bondi por parte italiana, tendrán firma mancomunada. Es decir, ninguna de las partes podrá tomar una decisión sin consulta, apoyo y respaldo explícito de la otra parte.

Respecto a la composición del nuevo consejo, y tal como estaba previsto, los consejeros que se incorporaron a Endesa el pasado mes de junio de forma consensuada con Enel y Acciona, Borja Prado y Fernando D'Ornellas, continuarán en el órgano de administración de la eléctrica.

Los nuevos consejeros (al margen del presidente, el vicepresidente y el consejero delegado) son Carmen Becerril, responsable del negocio energético de Acciona; Valentín Montoya, consejero director general del grupo constructor; Esteban Morras, consejero delegado de Acciona Energía; Luigui Ferraris, director de planificación y control de Enel, y Claudio Machetti, director de finanzas de la eléctrica italiana.

Como responsable de comunicación de Endesa, con categoría de director general, fue designado el que fuera ministro en el primer gabinete de José María Aznar, Pío Cabanillas, encargado del área de comunicación del grupo Acciona hasta la fecha. El primer consejo de la nueva Endesa tomó también la decisión de nombrar a Manuel Pizarro, presidente de la compañía desde el año 2002 y gran protagonista de la pugna por la propiedad de Endesa durante los dos últimos años, como presidente de honor de la compañía. Se une así a los otros dos presidentes honorarios, Feliciano Fuster y Rodolfo Martín Villa.

Pizarro deja la compañía que ha dirigido durante cinco años con unos accionistas más que agradecidos. Muchos de ellos, que vieron el valor de sus títulos en 8,9 euros al poco de llegar Pizarro a la empresa, han podido vender sus acciones, estancadas durante años y resucitadas por el calor de la gran batalla desatada en 2005, a 40,16 euros. Y la cartera siempre es agradecida. Sobre todo cuando se nota en ella un peso reconfortante.

En el caso del propio Pizarro, su salida de la empresa no supondrá merma de la cartera. Como todos los consejeros ejecutivos y altos directivos de Endesa, su indemnización por dejar el cargo contempla el pago de tres anualidades completas, con una añadida por el compromiso de no competir con la empresa en dos años. Aunque la anualidad de 2007 de Pizarro no se conoce, sí hay datos sobre lo que ingresó en el año 2006: 1,249 millones de euros por estipendios de carácter fijo y 1,640 millones de euros por conceptos variables. Como el resto de accionistas que han acudido a la OPA, Pizarro obtendrá también un buen pellizco por la venta de sus acciones: 100.004 títulos que a 40,16 euros son 4,016 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2007