Reportaje:Los efectos del temporal

"Quedó cubierta por dos metros de agua"

Un familiar de la anciana fallecida en El Verger relata el drama de la víctima

"En dos segundos, la casa se inundó, la puerta se hizo pedazos y mi suegra, paralítica, quedó cubierta por dos metros de agua". Así narraba ayer José Ferrando Giner, poco después de haberla vivido, la escena que le costó la vida a la anciana Encarnación Sastre, fallecida a causa de la riada que inundó El Verger. "La policía la encontró arrastrada por el agua, junto al margen del río", añadió. Los forenses practicaron la autopsia para determinar la causa última del fallecimiento de la mujer, que será enterrada el domingo.

En El Verger, la tromba de agua se llevó por delante dos viviendas de tres alturas que se encontraban en la marginal del río. Sin víctimas, sus propietarios contaron que la Policía Local los desalojó momentos antes del desplome. "Llamaron a la puerta para alertarnos de que no nos quedáramos en casa, que había peligro de que el río se desbordara y entrara en la casa", explicaba otra vecina.

"Los que peor lo han pasado han sido los niños de las familias que estaban acampadas"

Más información

En Els Poblets, un hombre recorrió diversas calles de la localidad con su pala para ayudar a los habitantes a salir de sus casas. "Ha sido en segundos. Una ola ha dejado árboles, maleza y troncos en las carreteras. El agua superaba el metro de altura", comentó.

Mientras, en Beniarbeig, los vecinos permanecían sin agua ni luz en sus viviendas. Un vecino señaló: "El agua ha ido subiendo poco a poco durante todo el día, arrastrando a los patos que viven en el río Girona. A media tarde, el puente de salida del pueblo se desplomó, la tromba de agua estaba incontrolada".

Diversos comerciantes de Calp vieron cómo el agua anegaba sus establecimientos. "Toda la mercancía está inservible, el agua ha superado el metro y medio en mi comercio. El lunes, lo primero que haré es llamar al seguro", declaró un propietario.

"Esto no lo habíamos visto nunca. Ese coche es mío y ha quedado inservible", señaló un vecino desolado ante el estado ruinoso en el que quedó el automóvil.

"Es realmente catastrófico. Esperaremos a los informes finales para hacer una evaluación definitiva de los daños", comentaba a primera hora de la mañana el alcalde de Calp, el socialista Luis Serna. "Se han anegado bajos y garajes y los daños en la vía pública y el paseo marítimo han sido muy importantes", añadió el regidor.

Carlos Vela, gerente del cámping de la Merced, inundado a causa del derrumbamiento de un muro, tampoco daba crédito a la magnitud de la tromba de agua. "Ha sido realmente insólito. No ha parado de llover y llover". "Los que peor lo han pasado han sido los niños de las 10 familias que estaban acampadas, que han tenido que permanecer durante los primeros momentos de la tormenta recluidos en las caravanas", agregó. Todos los campistas, unas 50 personas, fueron desalojados y trasladados luego al polideportivo.

En Dénia, la zona más afectada fue la más próxima al paseo marítimo y a la carretera de Les Marines. Diversos vecinos fueron evacuados al colegio Cervantes, donde se instaló un hospital de campaña para dar apoyo en caso de hipotermias o desvanecimientos. "Sientes pánico cuando ves subir el agua sin control, piensas que puede pasar lo peor", relataba un evacuado.

En Xàbia, los residentes en la playa del Arenal, todavía consternados por la intensidad de la lluvia y de sus consecuencias, comentaban así el efecto de la riada: "El agua del mar no es azul, sino marrón. El fuerte oleaje se ha llevado a la deriva decenas de embarcaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de octubre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50