Los grandes eventos

Los vecinos de la zona cargarán con el coste del circuito de fórmula 1 en Valencia

El Ayuntamiento de Valencia impondrá un canon por la obra a los propietarios del suelo

El circuito de fórmula 1 de Valencia ya tiene fuente de financiación. Como ha insistido el Consell, la obra no costará a las arcas públicas ni un euro. La pagarán los vecinos que compren pisos cuando se desarrolle el sector de El Grau, por donde los bólidos de la fórmula 1 enfilarán hacia el puerto. El Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat pretenden recuperar la inversión del primer tramo del circuito, unos 38,5 millones de euros, a través de un canon de urbanización que impondrán a los propietarios del suelo o al agente urbanizador. El mayor coste del terreno repercutirá en los precios de las viviendas.

La Generalitat afirma que se repercute el gasto como en todos los planes urbanísticos

La Generalitat adelanta el dinero del circuito de fórmula 1, pero no lo paga. "El coste será neutro", ha asegurado el Consell desde que inició la tramitación del proyecto. El pasado lunes, con ocasión de la colocación de la primera piedra del trazado, el secretario de Infraestructuras, Victoriano Sánchez Barcáiztegui, insistió en ese "coste cero", al tiempo que mencionó que la obra se financiaría a través del desarrollo del sector de El Grau y de la explotación comercial de la marina portuaria, las dos zonas por las que discurre el circuito. Cargar el coste de la fórmula 1 al futuro plan de actuación integrada (PAI) de El Grau implicará un encarecimiento de la urbanización del nuevo barrio, lo que por extensión repercutirá en el precio de las viviendas.

La Generalitat y el Ayuntamiento han optado por esta vía para facturar el gasto del circuito. Así lo refleja un convenio entre el Ayuntamiento de Valencia, que preside Rita Barberá, y el Ente Gestor de la Red de Transporte y de Puertos de la Generalitat (GTP), que depende de la Consejería de Infraestructuras y adelante el dinero. El convenio prevé que GTP recupere el 100% de su inversión en el tramo del circuito que conecta la avenida de Francia y la Alameda con el puerto a través de "la imposición de un canon de urbanización a los propietarios" de El Grau "o al urbanizador que en su día se seleccione". Todo ello, "sin perjuicio" de que se dé con "cualquier otra fórmula" o "financiación externa".

El acuerdo entre las dos administraciones, que figuraba en el despacho extraordinario de la Junta de Gobierno Local del pasado viernes, es claro: "El excelentísimo Ayuntamiento de Valencia se obliga a tramitar y aprobar, como ordenanza municipal, un canon de urbanización para la financiación de las obras" del circuito, "a repercutir al urbanizador o directamente a los propietarios" del suelo de El Grau.

El ámbito de actuación afectado por esta carga urbanística alcanza los 335.600 metros cuadrados, sobre los que se repercutirá una inversión de al menos 38,5 millones de euros. Esta cantidad incluye el trazado entre la avenida de Francia y el puerto, una pasarela peatonal sobre el Turia y el desvío de líneas eléctricas. Quedan pendientes los concursos de jardinería y mobiliario urbano, que también se cargarán al canon de urbanización. De esta forma, los propietarios del suelo o el futuro agente urbanizador harán frente de entrada a un coste de unos 114 euros por metro cuadrado de suelo sólo por la inversión del circuito, a lo que se sumará el desembolso para el desarrollo del resto del nuevo barrio.

Al final, el coste repercutirá en el precio al alza de las viviendas en un PAI que se ha convertido en una pieza codiciada y muy cara. Bancaja y Lubasa pagaron el año pasado 320 millones de euros por 100.000 metros cuadrados del sector en una subasta de terrenos de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). Fuentes del sector calcularon que con el porcentaje de vivienda protegida por decidir, entre otros aspectos, el metro cuadrado construido no bajaría de los 12.000 euros. Un piso de 100 metros costaría así al menos un millón de euros.

Bancaja, integrante de Valmor Sport, que organiza la fórmula 1 en Valencia, también intentó comprar los 90.000 metros cuadrados del viejo entramado ferroviario de El Grau. El Ayuntamiento, que también tiene suelo en el sector y deberá asumir su parte de la carga, se encargará de recaudar el canon para GTP.

Para la Generalitat, la operación no tiene nada de especial. "No se repercute [el circuito] de forma excepcional, es como en todos los PAI", afirman fuentes de la Generalitat. El Consell defiende que no ha adjudicado una pista de carreras, sino las avenidas de un nuevo entorno residencial. Una tramitación que ha obviado así una evaluación de impacto, denuncian vecinos y ecologistas. El Consell lo niega. Fuera de la semana de fórmula 1, "circularán coches como en otras calles". El diseño, sin embargo, se adapta a la fórmula 1 y se plantea con una anchura para 8 carriles.

EL CIRCUITO DE FÓRMULA 1 DE VALENCIA

- El circuito urbano de la fórmula 1 en Valencia tiene una longitud de 5.473 metros y tendrá un ancho de 14 metros. Discurre por el suelo urbanizable del futuro barrio del PAI de El Grau y la dársena interior del puerto.

- La Generalitat ha adjudicado el trazado en dos tramos. El primero mide 2.200 metros. Se plantea como la prolongación de la Alameda y de la avenida de Francia, y conectará estas vías con la dársena interior del puerto. El importe de adjudicación es de 31,7 millones de euros. El segundo tramo recorre las instalaciones portuarias, medirá 3.273 metros y se ha encargado por 9,5 millones de euros.

- El Consell y el Ayuntamiento plantean recuperar la inversión del tramo en el PAI de El Grau a través de un canon urbanístico que se cargará a los propietarios del suelo o el futuro agente urbanizador. Al precio de adjudicación se suman otros costes hasta alcanzar al menos 38,5 millones de euros.

- Las empresas constructoras esperar acabar el circuito en junio de 2008. El primer Gran Premio de fórmula 1 en Valencia se celebrará el 24 de agosto de ese año. El acuerdo de la Generalitat con el patrón de las carreras, Bernie Ecclestone, anunciado al inicio de la pasada campaña electoral, mantendrá la competición en la ciudad otros siete años más. Vecinos y ecologistas han protestado por la falta de evaluación de impacto ambiental.

Sobre la firma

Sara Velert

Redactora de Internacional. Trabaja en EL PAÍS desde 1993, donde ha pasado también por la sección de Última Hora y ha cubierto en Valencia la información municipal, de medio ambiente y tribunales. Es licenciada en Geografía e Historia y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, de cuya escuela ha sido profesora de redacción.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS