Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los efectos de la crisis

El fundador de Astroc fusiona 18 empresas de su propiedad

Enrique Bañuelos, fundador y primer accionista de Astroc a través de CV Capital, anunció ayer que trabaja en la fusión de "una parte de las sociedades" del grupo que forma su sociedad patrimonial para "reorganizar la estructura societaria de la misma". La reestructuración responde a la "nueva estrategia" que adoptará CV capital a raíz de la pérdida del control mayoritario de Astroc que Bañuelos tuvo que ceder debido a la vertiginosa caída de su cotización en Bolsa entre finales de febrero y finales de abril, cuando los títulos de la inmobiliaria pasaron de negociarse de 72 euros por acción a apenas 10.

El movimiento de Bañuelos para afianzar CV Capital coincide con la ampliación de la presencia del grupo industrial Mestre, propietario de un conglomerado de empresas que operan en el puerto de Barcelona en la inmobiliaria Aisa, una de las sociedades que apostó por implicarse en el proceso de fusión impulsado por la familia Nozaleda para transformar Astroc.

El grupo industrial Mestre entró en Aisa el pasado mes de abril y amplía su posición hasta el 4,6% del capital al comprar su participación a Juan Peña, presidente de Promobarna. Los movimientos previos a la fusión de las inmobiliarias del grupo Rayet, Landscape y Aisa en Astroc revelan que el interés empresarial por el negocio del ladrillo sigue vivo a pesar de algunos batacazos.

Paralelismo

El concurso de acreedores que ayer solicitó la inmobiliaria Llanera guarda un paralelismo directo con la agitada trayectoria bursátil de Astroc. Tanto Enrique Bañuelos como los hermanos Fernando y José Ramón Gallego invocaban la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística de la Comunidad Valenciana como uno de los objetos sociales de sus sociedades. La falta de desarrollo reglamentario de una ley aprobada en 1994 por una mayoría socialista en las Cortes Valencianas para evitar la especulación del suelo se convirtió en una vía fácil para el desarrollo de todo tipo de suelo.

La fortuna de Bañuelos y el proyecto industrial de los hermanos Gallego no se explican sin una década de permisividad en el desarrollo de suelo que elevó el peso de la construcción en el PIB regional de la Comunidad Valenciana hasta el 20% en 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007