Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aparcamiento subleva a la plantilla del General de Castellón

Los trabajadores del hospital se oponen a la privatización de las plazas

El personal del hospital General de Castellón cortará, el próximo día 15, la carretera nacional 340 si no se cumple el compromiso adquirido por el anterior gerente del centro, Ramón Jiménez, de que el aparcamiento sea gratuito para la plantilla. Mientras celebran concentraciones semanales de protesta, los trabajadores del centro hospitalario amenazan con medidas que colapsen los accesos si no se tienen en cuenta su reclamación. El nuevo aparcamiento subterráneo, de más de mil plazas, es de gestión privada.

La Consejería de Sanidad optó por la privatización de este servicio con la construcción de un nuevo aparcamiento subterráneo junto al centro hospitalario, con más de 1.000 plazas para personal, pacientes y familiares. El pliego de condiciones para la adjudicación del aparcamiento incluía un precio especial de 0,45 euros la hora, cantidad que fue rechazada desde un principio por la junta de personal, ya que suponía el desembolso de más de 3 euros por cada jornada de 8 horas y, por tanto, más de 1.000 euros al año.

Así, ante la amenaza de huelga que ya plantearon los sindicatos, hace aproximadamente dos años, el entonces gerente del centro, Ramón Jiménez, se comprometió a que el aparcamiento fuera gratuito. Según fuentes sindicales, el compromiso "está firmado y por escrito", mientras que fuentes del hospital aseguran que fue "un compromiso personal del entonces gerente". En cualquier caso, la gratuidad no estaba contemplada en el pliego, con lo que el coste que la consejería habría de abonar a la adjudicataria, Lubasa, por este servicio para todo el personal sería de 80 millones de euros. Ante esa cantidad, la Administración autonómica decidió negociar con la empresa un nuevo precio para los profesionales que trabajan en el hospital General, que se ha fijado en un euro al día.

Sin embargo, éstos se acogen al compromiso firmado por el anterior gerente para rechazar la propuesta. "Queremos recuperar lo que teníamos, que son unas 450 plazas de aparcamiento gratuito" para un total de alrededor de 1.500 profesionales, según indicaron fuentes sindicales. "No vamos a pagar por venir a trabajar cuando las conexiones de transporte público no son suficientes", señalaron las mimas fuentes.

Mientras, el aparcamiento, ya acabado, permanece cerrado. El rifirrafe se solventa, de momento, con un solar colindante habilitado como aparcamiento y ubicado en unos terrenos alquilados por Lubasa con, aproximadamente, la mitad de la capacidad que tiene el aparcamiento subterráneo.

La polémica por la privatización de los aparcamientos anexos a los hospitales públicos no es nueva para la Generalitat Valenciana. En Alicante, Sanidad privatizó también el aparcamiento del hospital de La Vila Joiosa y tras varios actos de protesta, con el apoyo de los alcaldes de los municipios a los que atiende aquel centro sanitario, la consejería acordó el alquiler de unos terrenos colindantes que, una vez finalizada la obra, permanecerán abiertos como alternativa al aparcamiento subterráneo. Sin embargo, en el caso de Castellón, esta solución no es posible ya que los terrenos que hasta ahora se han ocupado de manera provisional son urbanizables y ya existe una previsión para edificar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007