Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 26 parques acuícolas del nuevo plan ocuparán 3,2 millones de metros

El nuevo Plan Galego de Acuicultura amplía en 700.000 metros cuadrados las zonas autorizadas en Galicia para ubicar plantas acuícolas, hasta una superficie total de 3,2 millones de metros cuadrados, pero restringe la posibilidad de implantar parques de cultivo sobre terrenos protegidos, de forma que sólo el 1,8% del espacio permitido para este tipo de explotaciones está dentro de la Red Natura.

El plan que está en fase de tramitación prevé la instalación de 26 parques de cultivo en una superficie de 3,2 millones de metros cuadrados, frente a los 2,5 millones de metros cuadrados que recogía el anterior Plan Sectorial de Ordenación Territorial de Parques de Tecnoloxía Alimentaria, elaborado por el anterior Gobierno del PP. Según el director general de Recursos Mariños, Antonio García, el documento de la anterior Administración "no atendía al principio fundamental de la acuicultura moderna, que es el respeto al medio ambiente".

Este fue el argumento esgrimido por el Gobierno gallego para rechazar la ubicación en Cabo Touriñán de una planta acuícola de Pescanova sobre terrenos protegidos por la Red Natura. En este sentido, el nuevo plan de disminuye en 600.000 metros cuadrados el espacio afectado por esta figura de conservación ambiental, mientras que el anterior documento, destaca la Consellería de Pesca, regulaba la instalación de 21 parques acuícolas que afectaban en un 27% a espacios de la Red Natura.La mitad de los 26 parques ahora proyectados son instalaciones nuevas y el otro 50% son ampliaciones de parques existentes. Por provincias, la costa de A Coruña acoge 13 de esos proyectos, siete corresponden a la de Lugo y los seis restantes se sitúan en Pontevedra. Las primeras instalaciones podrían iniciar su funcionamiento en un plazo de cuatro años y empezar a producir al año siguiente, según la Asociación de Productores de Rodaballo de Galicia (Aroga).

Plan para diez años

El Consello de la Xunta aprobará en breve el nuevo documento, que está pendiente de la declaración de sostenibilidad ambiental, de la introducción de posibles modificaciones derivadas de las alegaciones presentadas y del visto bueno de las instancias urbanísticas.

El nuevo Plan Galego de Acuicultura tendrá una vigencia de 10 años y su objetivo es alcanzar una producción de 25.000 toneladas anuales de especies como el rodaballo y facturar 200 millones de euros. También prevé la creación de unos 2.000 puestos de trabajo directos y nuevos. A ellos se sumarán los empleos indirectos, relacionados con las futuras obras, el mantenimiento de las instalaciones, el transporte y la comercialización del producto.

Galicia ya es líder en la producción de mejillón, con 300.000 toneladas, que suponen unos ingresos anuales de 140 millones de euros, en almeja y en rodaballo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de octubre de 2007