El PP carga contra la gestión del bipartito de Pontevedra

El estado de las arcas municipales centró ayer la atención de la sesión plenaria que la corporación de Pontevedra celebró en el Teatro Principal. La concejala del PP, Guadalupe Murillo, que tomó la palabra por el portavoz Telmo Martín, quien prefirió quedarse por primera vez al margen del debate, criticó el depósito de 40 millones de euros que se encuentran en Tesorería en lugar de invertirlos para resolver las necesidades que presenta la ciudad del Lérez. Apuntó varias alternativas, como enterrar las líneas de alta tensión en Monte Porreiro.

Fue el concejal de Facenda, Raimundo González, quien destacó precisamente este dato para poner de relieve la "buena salud" económica del Ayuntamiento, cuyo índice de endeudamiento se sitúa en torno al 60%, casi la mitad del máximo establecido. Murillo animó a bajar los impuestos y tachó de "desastrosa" la gestión municipal en este ámbito.

El pleno aprobó una modificación de crédito de 3.066.267 de euros, de los que 1,2 millones se destinarán a rehabilitar servicios que resultaron afectados por los incendios de 2006. Además, esta partida se empleará en la renovación de las papeleras y contenedores del municipio y en la puesta en marcha del proyecto de la playa fluvial en el Lérez, a la que se destinarán 538.000 euros.

Finalmente, la corporación dio luz verde a la modificación puntual del Plan General que permitirá ordenar el suelo del polígono de Valdecorvos, donde se ubicarán 502 viviendas de protección oficial. La concejala de Urbanismo, la socialista Teresa Casal, garantizó que la zona no se convertirá en un gueto, ante la preocupación de los populares de que se transforme en "una barriada de casas baratas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50