_
_
_
_

Zapatero y Putin coordinan las políticas de ambos países y estrechan lazos económicos

El presidente ruso sugiere que lo que se haga en Kosovo influirá en el País Vasco

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente ruso, Vladimir Putin, hablaron ayer de Iberdrola, de intercambios comerciales y de turismo, pero también de cooperación en materia de seguridad, de lucha contra la delincuencia y el terrorismo, así como de acercar posturas en otros ámbitos de la politica internacional. De cómo mejorar las relaciones de Rusia con la UE, en concreto. Fueron apenas cuatro horas de conversaciones, incluida la cena, y ambos dijeron que salían de ellas más que satisfechos.

Putin afirmó que entre España y Rusia existen "fuertes vínculos de confianza y partenariado", mientras Zapatero aseguraba que las relaciones "son firmes, están muy consolidadas" y avanzan de modo "excelente". "El objetivo preferente del encuentro está en el ámbito económico, el de la relación comercial", añadió el presidente. En ese sentido, en la rueda de prensa confirmó que había hablado con Putin de proyectos españoles en Rusia, y entre ellos el de Iberdrola de construir una planta de licuefacción de gas cerca de San Petersburgo, con una inversión de 4.000 millones de dólares. Zapatero señaló a Rusia como país prioritario para España y destacó que su tasa de crecimiento anual supera desde hace tiempo el 7%. También destacó el deseo de participar en la construcción de las infraestructuras que se necesitan en el corazón de la antigua URSS.

El líder ruso, que recordó que en su país ya hay inversión española en sectores como el metalmecánico, la alimentación y el vestido, comentó que "hay otros en perspectiva" y abrió la puerta a los desarrollos sugeridos por Zapatero. "Estamos satisfechos con el desarrollo de la relación, pero el volumen de inversión española es todavía insignificante", dijo Putin al recibir a su huésped.

La entrevista se celebró en la residencia veraniega que el presidente ruso tiene en Sochi, a orillas del Mar Negro, y consistió en un diálogo de los dos dirigentes, acompañados por dos ayudantes, en el caso español, el secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Bernardino León, y el asesor internacional de La Moncloa, Carles Casajoana. El séquito se amplió pasada hora y media, para la cena.

Putin se mostró especialmente complacido con la cooperación con España en materia de seguridad, y la contrapuso a la del Reino Unido. Rusia mantiene serias diferencias con Londres en torno a la extradicción de Oleg Lugoboy, acusado por la justicia británica del asesinato en Londres del ex espía ruso Alexander Litvinenko, al que Moscú no quiere entregar. "En Londres hay ciudadanos rusos que, según la fiscalía de nuestro país, han cometido grandes crímenes, y la justicia británica no atiende nuestras demandas de extradicción. Además, la acusación contra Lugovoy no tiene pruebas. Quien quiera politizar este asunto fracasará", comentó Putin. "Los españoles han sabido, en cambio, cortar y prevenir delitos de ciudadanos rusos sobre lavado de dinero y tráfico de drogas con las informaciones que les dimos", añadió.

En la esfera internacional, los dos líderes coincidieron en su análisis del futuro del Kosovo. Zapatero señaló que, siempre respetando la necesidad de seguir el consenso de la UE y la mediación de la ONU, España es partidaria de una solución negociada y acordada por las partes, sin prisas ni plazos, algo muy distinto del deseo de EE UU de fijar una fecha para la independencia de Kosovo. Putin se pronunció por que el proceso lleve "el tiempo necesario".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El dirigente ruso no perdió la oportunidad de aprovechar las preguntas que los informadores españoles le hicieron a Zapatero sobre el referéndum del lehendakari Ibarretxe y las manifestaciones independentistas en Cataluña para reiterar un argumento que esgrime habitualmente en este asunto: "Parece que el principio de la integridad territorial interesa también a otros países europeos". Aunque se refería a Kosovo, aludía también a Chechenia y al País Vasco, estableciendo una conexión que ha utilizado otras veces para responder a las críticas sobre su política antiterrorista y los derechos humanos.

Por lo que se refiere a Birmania, Putin, del que se había dicho que era contrario a las acciones propuestas por Bush en la ONU, dijo que es un tema a debatir y que pronunciarse sobre él resulta "prematuro". Ambos pusieron empeño en trabajar para resolver los problemas de Rusia con la UE. Zapatero afirmó que es partidario de que Moscú y Bruselas lleguen a un nuevo acuerdo y señaló la cumbre que ambas partes celebrarán en octubre en Lisboa como el momento adecuado para lograrlo.

José Luis Rodríguez Zapatero (a la izquierda) y Vladímir Putin, durante la rueda de prensa que protagonizaron ayer en Sochi.
José Luis Rodríguez Zapatero (a la izquierda) y Vladímir Putin, durante la rueda de prensa que protagonizaron ayer en Sochi.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_