Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fábrica de La Toja cierra sus puertas en Galicia

Un tubo de pasta de dientes fue lo último que produjo ayer la fábrica de La Toja, propiedad de la multinacional Schwarzkopf & Henkel, antes de apagar definitivamente las máquinas. Esta factoría, situada en el municipio coruñés de Culleredo, era la única que mantenía la firma alemana en España. A partir de ahora, solamente los geles de ducha, de marcas tan conocidas como Fa o La Toja, serán confiados, según fuentes de Schwarzkopf & Henkel, a "un fabricante proveedor" con sede en España.

El resto de los productos de la casa, desde los dentífricos hasta las gominas, pasando por la crema de afeitar o las sales de baño, serán fabricados en el extranjero, en las plantas que posee la marca en Alemania y Eslovenia.

Hacía ya una década que el producto más famoso de la marca La Toja, el jabón con sales minerales extraídas del agua termal de la isla de A Toxa, había trasladado su producción a Polonia desde la factoría de Culleredo. Originalmente, este jabón se empezó a fabricar, de la mano del marqués de Riestra, José Riestra López, en la propia isla en el año 1905. Pero antes de la Guerra Civil, la producción se trasladó a A Pasaxe (afueras de A Coruña). Entonces, el propietario de la marca era ya el conde de Fenosa, Pedro Barrié de la Maza, el mismo que años después llevó la fábrica a Culleredo.

Según Schwarzkopf & Henkel, lo único que seguirá siendo gallego en el jabón y el gel de La Toja serán las sales minerales, que continuarán extrayéndose del agua de la isla. La empresa negocia ahora la venta de la factoría, e intentará que los compradores recoloquen a la plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 2007