Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALANCE DE LA TEMPORADA TAURINA DE BARCELONA

Las 16 puertas grandes de la Monumental

De la temporada taurina que finalizó el domingo en La Monumental puede hacerse un balance francamente positivo y buena prueba de ello es el hecho de que en los 17 festejos de que ha constado el ciclo, se ha abierto la puerta grande (signo inequívoco del éxito de un torero) en 16 ocasiones: tres para Serafín Marín, dos para El Juli y el rejoneador Diego Ventura y uno para José María Manzanares, El Cid, Enrique Ponce, El Fandi, Leonardo Hernández, José Tomás, Cayetano, Miguel Ángel Perera y César Rincón.

Y aunque algunas de ellas sean de más calado que otras, debe decirse que no se han dado por una excesiva generosidad de público y presidencia en la petición y concesión de trofeos, sino por los merecimientos contraídos por los actuantes.

Como hitos figuran la reaparición de José Tomás y la despedida de César Rincón

Cuanto antecede es uno de los signos positivos de la temporada, tanto por su planteamiento como por sus resultados, habiéndose apuntado un tanto la nueva empresa Funciones Taurinas, SA, comandada oficialmente y con aires renovadores por el salmantino Antonio Matilla. Esos aires renovadores con respecto a años anteriores han consistido en la disminución del número de festejos (17 este año por 25 en 2006); la actuación de prácticamente todas las figuras del toreo, con la consiguiente elevación del nivel global de los carteles y también la creación de la miniferia de la Mercè, con la que tan brillantemente se ha clausurado la temporada.

En el apartado ganadero cabe apuntar que las corridas no han tenido todas una presentación impecable, aunque es justo reconocer que han sido escogidas para que diesen un juego que propiciase el lucimiento de los diestros, aunque se ha echado de menos, no obstante, algún encierro de las ganaderías conocidas como toristas. Un aspecto que cabe lamentar es el de la reducción prácticamente a la nada del número de novilladas (una en toda la temporada).

Como hitos especiales de este 2007 taurino en La Monumental, dos acontecimientos de singular relevancia y que han llamado especialmente la atención de todo el mundo taurino: la primera corrida de la temporada de su reaparición de José Tomás, después de cuatro años de estar retirado, y también la despedida definitiva de los ruedos españoles del colombiano César Rincón.

La sufrida, paciente y acosada afición barcelonesa ha resistido como ha podido tanto ataque de los antitaurinos, algunos de particular violencia verbal y de signo intolerante y no demasiado democrático y que contaban con ciertos apoyos y protecciones, como el pasado domingo, en que hubo quien dio más cancha a las casi 1.000 personas que se manifestaban en contra que a las casi 20.000 que llenaban la plaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007