Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate de las infraestructuras

La Riera Blanca estará más de cuatro meses cerrada por las obra de la alta velocidad

La calle era una de las últimas conexiones directas entre Barcelona y L'Hospitalet

De cuatro a cinco meses es el tiempo que permanecerá cortada la calle de Riera Blanca. Las obras a realizar tienen que ver, fundamentalmente, con la línea ferroviaria de alta velocidad, pero se aprovechará para otros trabajos. Entre ellos, la ampliación del ojo del puente sobre el que ahora pasan trenes y metros, pero también se efectuarán obras en un colector de la zona. El corte coincide, en el tiempo, con las obras que se realizan en la zona de Mercat Nou, muy próxima, de modo que quedarán cortadas las dos principales conexiones entre Barcelona y l'Hospitalet.

La calle de Riera Blanca fue, durante años, una frontera urbana. Una banda de la misma pertenece al municipio de Barcelona y la otra, al de L'Hospitalet de Llobregat. Hasta que llegaron los ayuntamientos democráticos, más o menos, la parte de Barcelona estaba asfaltada, mal que bien, pero asfaltada. La que correspondía a L'Hospitalet, presentaba un suelo de tierra batida por centenares de pisadas. Era una calle con movimiento. Había allí un centro escolar y, sobre todo, era el paso hacia L'Hospitalet que salvaba las vías del tren, además de tener una estación de metro (hoy anulada) llamada Bordeta.

El jueves, esta conexión, que se sigue utilizando, sobre todo debido a que las obras han hecho que otras vías estén ahora anuladas, quedará cerrada. Las obras que hay que realizar en la zona de vías para adecuarlas a la línea de alta velocidad exigen el corte de Riera Blanca durante un periodo que será de cuatro meses, en el mejor de los casos, pero que probablemente se prolongará un mes más, siempre que no salgan imprevistos que lo alarguen más.

Ampliar el túnel

Las obras han sido pactadas con los dos ayuntamientos afectados y el de Barcelona ha anunciado a Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) que gestiona las obras del AVE, que aprovechará para actuar en un colector de aguas residuales que pasa por allí. De hecho, la presencia de diversos colectores, en esta zona y en Badal, han servido como argumento para rechazar repetidamente las peticiones de los vecinos de soterrar las vías en vez de construir el "cajón" que reducirá los ruidos actuales, pero supondrá una disminución de luz, de horizonte visual y, en cierta medida, potenciará la sensación de aislamiento.

Pero se hará más: el puente existente será radicalmente modificado con vistas a una ampliación considerable. En estos momentos, su anchura da apenas para un carril en cada sentido. No hay aceras y los peatones tienen que utilizar un paso semielevado adosado a las paredes del túnel. Una vez terminadas las obras, allí quedará un paso mucho más amplio tanto para vehículos como para viandantes.

Los trabajos ferroviarios están exigidos por la adecuación de las vías, que deben permitir el paso de los trenes de ancho europeo, pero no son las únicas obras ferroviarias. La calle de Riera Blanca linda con el barrio de la Torrassa (en el municipio de L'Hospitalet), donde se instalará una de las potentes estaciones intermodales. En ella deberán parar los trenes de cercanías y, también tendrá parada la línea 9 del metro, también en construcción.

En esa zona, precisamente, se produce el cruce de vías (a diferente nivel) de los trenes de alta velocidad y los de ancho europeo. En la estación de El Prat y hasta superar el Llobregat (en dirección hacia Barcelona), el ancho europeo se halla situado en el lado mar, mientras que en Sants, son las vías de ancho ibérico las que se han situado en el lado mar. El objetivo de esta ubicación es que luego pueda utilizas los túneles que van bajo Aragó, hacia paseo de Gràcia y hacia la plaza de Catalunya, mientras que el AVE circulará bajo la calle de Provença y luego por Mallorca.

La calle de Riera Blanca va desde el barrio de la Bordeta, que daba nombre a la vieja estación de metro, hasta la Travessera de Les Corts. En su parte superior (entre la carretera de Collblanc y la Travessera) es relativamente ancha y no quedará cortada. El corte se producirá sólo en la zona situada en torno a las vías del tren aunque las restricciones serán más amplias debido a la imprescindible presencia de los camiones asociados a este tipo de obras. Durante unos meses, la vieja Riera Blanca volverá a mostrar su subsuelo de tierra que se convierte en barro a la que caen cuatro gotas.

Fuentes de Adif señalaron que, si lo desea el municipio, se puede dejar lista la zona para la recuperación de la estación de metro. Se trata de una estación al aire libre que lleva varios años cerrada. Para los vecinos, este cierre es ahora especialmente molesto porque también está anulada la más cercana, la de Mercat Nou.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007