Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El amor suele durar siete años

Una diputada socialcristiana de Alemania propone limitar el plazo del matrimonio

Con ella llegó el escándalo. Gabriele Pauli, una fotogénica política de 50 años y cabello rojo, ataca de nuevo y ha saltado a las primeras páginas de la prensa alemana con su propuesta de que los matrimonios no sean "hasta que la muerte nos separe". Propone Pauli que el matrimonio se limite a siete años y se renueve si existe acuerdo entre los cónyuges. La propuesta adquiere unas dimensiones grotescas en el contexto político y social en el que se mueve Pauli: la conservadora Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), el partido más conservador y a la derecha del espectro parlamentario alemán. Milita Pauli en la CSU desde hace 30 años y desempeña el cargo electivo de jefa de distrito en la ciudad de 100.000 habitantes Fürth, situada en la región de Franconia en el Estado Libre de Baviera. Sus resultados electorales como jefa de distrito son extraordinarios: 50,4% en 1990; 59,1% en 1996 y 65,4% en 2002. Además, Pauli ocupa un puesto en la presidencia de la CSU.

A finales del año pasado Pauli adquirió fama en toda Alemania por estar implicada en un incidente que provocó la renuncia al cargo del todopoderoso primer ministro de Baviera y presidente de la CSU Edmund Stoiber. Las críticas de Pauli a Stoiber irritaron en la sede del Gobierno en Múnich y alguien tuvo la idea de espiarla para ver si bebía mucho o llevaba una vida sexual promiscua. Este espionaje salió a relucir, Hubo dimisiones y cayó Stoiber.

Crecida y montada sobre una ola de popularidad, Pauli se fotografió con unos guantes de látex que le daban un toque de ama sadomasoquista. No quedó ahí la cosa. El pasado 12 de julio Pauli presentó su candidatura para suceder a Stoiber en la presidencia de la CSU, que disputa a dos pesos pesados del partido y se decidirá en el congreso que comienza el próximo lunes.

Todos creen que la idea del matrimonio a plazos arruinará las mínimas posibilidades que tenía Pauli de resultar elegida. Las reacciones a su propuesta han sido furibundas. Stoiber le recomienda que busque sitio en otro partido, porque la CSU no acepta semejante disparate. El designado sucesor y futuro primer ministro bávaro Günther Beckstein recomienda a Pauli un "tratamiento psiquiátrico". Inasequible al desaliento, Pauli mantiene su candidatura y se reafirma en las bondades del matrimonio a plazos: se evitan los engorrosos divorcios y mantener una ficción cuando ya no existe el amor que suele durar unos siete años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de septiembre de 2007