Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pereiro gana el Tour un año después

Un tribunal estadounidense condena a Landis por dopaje y la UCI reconoce ganador al españo

El ciclista estadounidense Floyd Landis fue declarado ayer culpable de doparse con testosterona sintética en el Tour de Francia de 2006 por un tribunal de arbitraje estadounidense, por lo que ha perdido oficialmente el triunfo en la general de esa edición, que irá a parar al español Óscar Pereiro. El estadounidense se enfrentará a una sanción de dos años. La decisión, que todavía puede ser recurrida por el ciclista ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), y que la Agencia Mundial Antidopaje ya ha asegurado que revisará "en profundidad", convirtió anoche a Landis en el primer ganador del Tour que es despojado de su título. Y a Pereiro en vencedor, como reconoció a última hora la Unión Ciclista Internacional (UCI). "Ahora podemos decir que Pereiro es el ganador del Tour sin esperar a la posible apelación de Landis", aseguró su presidente, Pat McQuaid.

"Al fin me centraré en el ciclismo. Estoy contento porque se ha llegado al final", dice el gallego

Pereiro fue reconocido finalmente ganador y, en consecuencia, cobrará de su equipo, el Caisse d'Épargne, una prima de un millón de euros por su triunfo. "Estoy contento porque se ha llegado al final de todo", afirmó el corredor gallego. "La decisión del tribunal de arbitraje de Estados Unidos es la confirmación de lo que ya se sabía. Landis hizo trampas y ha sido sancionado. Siguiendo las reglas, el segundo clasificado, Pereiro, será situado en primer lugar", aseguró el director del Tour, Christian Prudhomme.

"Aún no lo tengo asimilado", añadió Pereiro; "al fin puedo centrarme en el ciclismo después de un largo tiempo en el que he estado descentrado por todo este jaleo". El ciclista del Caisse d'Épargne confió en la palabra de Prudhomme: "Cuando todo ocurrió, dijo que si se daban las circunstancias que ahora se han dado, el Tour sería para mí". José Miguel Echávarri, director del Caisse d'Épargne, recordaba los agobiantes 14 meses que han vivido. "Ahora confío en que el Tour no tarde otros 14 meses en convertir a Pereiro en ganador de la edición de 2006", señaló Echávarri. Poco después, la carrera reconoció como ganador a Pereiro.

Desde hace días se esperaba en la Vuelta a España el conocimiento del fallo sobre el caso de Landis. Eran, junto al contencioso de Ernesto Valverde con la UCI y el contraanálisis al positivo de Iban Mayo en el Tour, las noticias que revoloteaban en los días de rutina de la carrera española. El fallo del tribunal de arbitraje en asuntos de dopaje de Estados Unidos, que ha rechazado la defensa de Landis, se resolvió por dos votos a uno. La decisión significa que Landis, que siempre ha defendido su inocencia, culpando de su caso a una supuesta incompetencia del laboratorio francés que analizó sus muestras de orina -"soy inocente, es un error judicial, esta decisión es un golpe para todos los atletas y los ciclistas", apuntó de nuevo ayer-, deberá olvidarse de su triunfo en el Tour y afrontar una sanción de dos años, retroactiva al 30 de enero de 2007. Landis, en cualquier caso, puede decidir no apelar la sanción.

En una sentencia de 84 páginas, la mayoría del tribunal de arbitraje está de acuerdo con que los niveles de testosterona de Landis no eran acordes a las reglas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Además, los precisos y costosos análisis con isótopos de carbono, realizados después del positivo, fueron exactos, según afirmó el tribunal. "Una violación de una regla antidopaje había sido cometida", explicó.

La decisión llega más de un año después de la decimoséptima etapa del Tour de 2006, con final en Morzine, en la que Landis protagonizó una sensacional escapada, después de haber sufrido el día anterior una pájara, que le devolvió a la prueba y que finalmente se anotó por delante del gallego Óscar Pereiro por sólo 57 segundos. "Se ha hecho justicia", comentó Pat McQuaid. "Ya era hora", suspiró finalmente Pereiro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 2007