Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENDENCIAS

Un cura zaragozano emplea el iPod para ceremonias religiosas

El sacerdote Carmelo Gómez va de pueblo en pueblo, oficiando bodas y funerales, con el reproductor musical de Apple y un altavoz a pilas

El sacerdote Carmelo Gómez compró un iPod Nano de cuatro gigas para utilizarlo en ceremonias religiosas, como bodas, bautizos y entierros, y también en las reuniones de la parroquia. Él mismo se lo hace todo, a pilas o con luz eléctrica.

En el despacho del colegio universitario Virgen del Carmen de Zaragoza, Gómez explica que "siempre hemos empleado el casete en la iglesia, y según va avanzando la tecnología, nos modernizamos".

"El iPod es muy cómodo", explica este sacerdote nacido hace 44 años en Híjar (Teruel). "A veces, hago celebraciones con grupos pequeños en capillas o salgo para hacer una boda o un funeral en una capillita perdida en un pueblo".

"Una celebración tiene que vivirse y el cura tiene que hacer todo lo posible para que ese misterio de Dios se haga presente. Todo lo que facilite eso, desde el lugar, a la actitud del sacerdote y las palabras que dice. Como es lógico, también influye la música de ambiente y las canciones que la gente canta contigo".

Compró su iPod en cuanto salió al mercado. A los dos meses, cambiaron el modelo. "La tecnología es útil, pero también es cara. Aunque dicen que bajan los precios de los aparatos, los productos más golosos, como es el iPod, siempre cuestan 200 o 300 euros, que es un dinero". Después adquirió un amplificador con altavoz para llevar todo el equipo cuando sale de su parroquia. "Funciona con luz eléctrica y con pilas, porque a veces hago misa en sitios donde no llega la electricidad".

La primera tarea fue pasar las canciones de los CD a MP3. "Empleé mucho tiempo buscando los CD de música. Es una palicilla; invertí casi una semana en pasarlos a MP3". Guarda tanta música que "cuatro gigas se me están quedando pequeños".

Le gusta tener bien organizadas las canciones en álbumes con la ayuda de iTunes, la aplicación de gestión de música de Apple, en un PC de sobremesa. "Saco el equipo una vez a la semana en la parroquia para la catequesis o para una celebración con un grupo de alrededor de 30 personas. Además, lo empleo un par de veces al mes en el cementerio de Torrero para funerales. También para bodas, claro".

En el iPod guarda los cantos habituales de misa y también música New Age. "Lo tengo todo en el ordenador y paso al reproductor lo que voy a utilizar. Para ambientar las bodas, empleo la marcha nupcial de Mendelson y el Ave María de Schubert". En una boda incluye cinco canciones.

"En la misa hay que estar a gusto. Si uno se aburre, ya puedes hacer maravillas, que ese señor se aburre; pero si se va a misa, se reza, se canta, se escucha la homilía y estás a gusto, te beneficia mucho más que si te aburres", dice Gómez.

Vivir en una residencia universitaria con 190 estudiantes le ha servido para estar al tanto de las posibilidades de la tecnología. "De no estar en el colegio, no sé si me habría metido en lo del iPod. Además de los sacramentos, lo empleo para grupos de catequesis, por ejemplo. Haces una celebración eucarística y luego un ágape y el iPod te da muchas posibilidades. Desde villancicos a música clásica o, incluso, pachanga, que en un campamento te puede ayudar a pasar un buen rato".

En alguna ocasión, por un despiste, el iPod no ha funcionado. "Hacer una misa es un trabajo de concentración. Manejar el iPod es añadir una preocupación más que te impide meterte en el papel que estás haciendo, pero con un poco de práctica se solventa".

CARMELO GÓMEZ: www.unizar.es/carmelo/index.htm

Palabra de san Mateo

El sacerdote emplea el ordenador para hacer folletos con el procesador de textos. "Hace 10 o 12 años era impensable. Pegabas los textos y recortabas las imágenes para hacer los folletos de misa para que la gente pudiera seguir las lecturas y los cantos". Empezó un blog para saber qué era eso. Luego, lo dejó. "Visito varios blogs religiosos todos los días. Hay algunos muy buenos; pero, al final, el mecánico debe ser buen mecánico. Yo me conformo con intentar ser un buen cura".En el colegio mayor ha observado que cambian las costumbres de los estudiantes."Antes se instalaban programas; ahora veo que la habilidad es encontrar lo que se busca en Internet. En Google, los sitios más visitados son los que aparecen antes y es más difícil localizar a los que tienen pocas visitas. Eso recuerda a san Mateo cuando decía que "al que más tiene se le dará y al que no tiene se le quitará".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 2007

Más información