Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça elige a Norman Foster para reformar el Camp Nou

La junta directiva azulgrana se decanta por el arquitecto británico en detrimento de Ferrater

El arquitecto Norman Foster dejó su sello en Barcelona con la Torre de Collserola y ahora lo extenderá con la reforma del Camp Nou. La directiva del Barça aprobó ayer por unanimidad el proyecto del célebre arquitecto de Manchester frente al presentado por el catalán Carlos Ferrater. El Barcelona optó por la propuesta de Foster porque preserva la tercera gradería del estadio y porque acometerá las obras sin alterar la vida deportiva del club.

MÁS INFORMACIÓN

El Barça presentará la maqueta el sábado y la exhibirá a los socios a través de las pantallas gigantes del Camp Nou antes del inicio del partido contra el Sevilla, en vísperas de la celebración de los 50 años de la inauguración del estadio, el lunes, día de la Mercè. El club comunicó la decisión final al alcalde Jordi Hereu y al presidente del Colegio de Arquitectos.

"Será un estadio modélico, confortable y funcional", afirmó Joan Franquesa, directivo encargado del patrimonio, que fue cauto y apenas dio detalles sobre el nuevo rostro del campo. Pero personas que han visto la maqueta aseguran que es "espectacular" y futurista. El Camp Nou, considerado revolucionario en la década de 1950, renovará su fachada con vidrios, pero no tendrá ningún elemento que distorsione su estructura como el arco que corona Wembley, también de Foster, de punta a punta. El aforo, todo cubierto, pasará de 98.000 a 104.000 espectadores. El club sopesaba la idea de incrementarlo en 15.000 asientos, pero se desechó porque el estadio incumple ahora diferentes medidas de seguridad en la distancia entre sus pasillos, que son demasiado estrechos y deben ampliarse. Las zonas de los palcos aumentarán su capacidad, así como el área de prensa, que pasará de 150 a 300 localidades.

"Nos consta que este proyecto no será uno más para Foster y que se implicará personalmente", dijo Franquesa después de que el club comunicara al arquitecto británico que había ganado el concurso. La selección fue compleja: empezó con 72 propuestas y acabó en 10. Los representantes de los finalistas visitaron en dos ocasiones y de forma conjunta el Camp Nou y en representación de Foster acudió el el director general de su despacho. Dos comisiones visaron los proyectos: una integrada por el jurado -dos directivos, un miembro del Colegio de Arquitectos y otro del Ayuntamiento-, apoyado por expertos en arquitectura, y otra en la que estaba representada la sociedad civil catalana, a la que el Barça ha querido implicar en la selección. La integraban el mundo de la economía (Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio), la cultura (Salvador Giné, presidente del Institut d'Estudis Catalans), la Educación (Lluís Ferrer, rector de la Universidad de Barcelona), la innovación y la tecnología (Joan Rafols), un hijo del arquitecto Mitjans, autor del Camp Nou, y una representación de los vecinos de les Corts.

El jurado escogió los proyectos de Foster y Ferraté (nuevo jardín botánico de Barcelona) en representación de las dos opciones presentadas: la que mantenía la tercera gradería y la que la derrocaba. Y el Barça decidió. El debate fue arduo porque el proyecto de Ferraté entusiasmó, pero no respetaba la citada gradería y afectaba al calendario deportivo. "Hemos querido ser profesionales e imparciales y que la catalanidad, representada en un proyecto, no distorsionara la decisión", proclamó Franquesa

El proceso se prevé lento: el club estima que Foster necesitará un año para acabar el proyecto, lo que coincidiría con el tiempo que el Ayuntamiento invertirá para recalificar los terrenos. Las obras empezarían en 2009 y acabarían en el curso 2011-12. El presupuesto se estima en 250 millones de euros, que procederán de la venta de los solares en que se erige el Miniestadi. El Barça no duda de la voluntad del consistorio en recalificar los terrenos y recordó que el Ayuntamiento ha formado parte del jurado y que el alcalde se mostró a favor de la reforma y la creación de la nueva isla del Camp Nou.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 2007