Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro concejales de PxC en Lleida dejan el partido

Los cuatro concejales electos que Plataforma per Catalunya (PxC) tenía en la provincia de Lleida han abandonado la formación de ideología ultraderechista liderada por Josep Anglada y han decidido formar un nuevo partido llamado Partit per Catalunya (PxCat), que en palabras de sus promotores será "más abierto y menos radical".

La escisión se formalizó el pasado 31 de agosto y entre los motivos aducidos por Mateu Figuerola, ex vicepresidente de PxC y responsable provincial de Lleida, están el "personalismo enfermizo" de Anglada al frente de la plataforma y las discrepancias con su línea ideológica. "Él está situado en la extrema, mientras que nosotros queremos ser más liberales y tolerantes", señala Figuerola.

Las discrepancias vienen de lejos. El pasado 30 de junio, Figuerola presentó su dimisión como secretario provincial en el Comité Ejecutivo que se celebró en Vic y abandonó la reunión junto con los otros dos miembros leridanos de la Ejecutiva: Joan Terré, secretario de organización, y Josep Maria Gili, vocal. Ese día, Figuerola criticó a Anglada por la forma de llevar el asunto de la demanda judicial presentada por ex trabajadores de Plataforma por Madrid (PxM), la versión madrileña del partido que ni siquiera concurrió a ninguna elección. "No sabe delegar y su personalismo excesivo provoca tensiones innecesarias".

El nuevo partido impulsado por Figuerola ya está registrado y cuenta con el apoyo de unas 70 personas, 40 de las cuales provienen de PxC. Su ámbito de actuación será Cataluña y nace con la voluntad de participar en todos los procesos electorales. Se define como "partido catalán de carácter centrista e ideología liberal" y se propone "impulsar una mayor participación ciudadana en las tareas de la identidad, convivencia y promoción dentro de la filosofía del humanismo cristiano".

Figuerola niega que el nuevo partido sea xenófobo, aunque se muestra partidario de regular la inmigración y de expulsar a todas aquellas personas que no tengan papeles ni trabajo porque "generan un gasto social enorme".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 2007