Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ronaldo se somete a un centrifugado de sangre y estará otro mes de baja

Ronaldo lleva desde el pasado 30 de julio sin jugar. Lo que en un primer momento, y según los médicos del Milan, parecía ser una lesión de "poca cosa" se ha convertido en un calvario para el delantero brasileño. Tanto que, harto de los servicios médicos del Milan, decidió viajar a Brasil el pasado viernes a la consulta de José Luis Runco, médico de la canarinha. Pocos días antes había recurrido al jefe de los servicios médico del Inter, su ex equipo, algo que no gustó nada en la sede del Milan.

Runco advirtió a Ronaldo de que su lesión en la parte posterior del muslo era más grave de lo previsto, que requería de otro tipo de cura y de un mes de recuperación. El médico brasileño sometió a Ronaldo a un novedoso tratamiento médico conocido como factor del crecimiento -en Italia no ha sido todavía aprobado por el CONI-. Al jugador se le sacaron unos 30-40 centímetros cúbicos de sangre que luego fueron centrifugados para obtener un concentrado de plaquetas. Ese concentrado se le inyectó después en el músculo dañado con un reactivo para que libase el factor de crecimiento.

Uno de los médicos del Milan viajó ayer a Brasil para verificar la terapia que se está aplicando a Ronaldo, que regresará a Italia el miércoles para empezar a trabajar. Jean Pierre Meerssemann, el director del Milan Lab -el laboratorio de investigación del conjunto rossonero- admitió ayer en una entrevista a la Gazzetta dello Sport que se cometió "un error de valoración". "Nos equivocamos con el primer diagnóstico, pero no sabría decir por qué. Los exámenes a los que fue sometido Ronaldo no dejaban dudas", aseguró. Meersemann es famoso por no conceder nunca entrevistas. Esta vez no pudo evitar hablar con la prensa. Berlusconi fue quien le presionó tras mostrar su enfado por los problemas creados a su delantero estrella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de septiembre de 2007