Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los técnicos culpan a empresas y empleados

"Por comodidad o pasotismo, en muchas ocasiones son los trabajadores los que incumplen la normativa", afirman miembros de Avatep, la asociación vasca de técnicos especialistas en prevención de riesgos laborales. "Nosotos hemos visto cómo en una empresa los empleados hicieron una huelga tras el fallecimiento de un trabajador en un accidente, y al día siguiente ellos mismos estaban subidos en una barandilla sin ninguna protección".

El trabajo diario de estos técnicos de prevención les permite realizar una fotografía de los principales incumplimientos de la ley: pequeñas obras, especialmente en la construcción de viviendas, y por pymes que buscan mayores márgenes de beneficio. "Te encuentras con casos frecuentes de construcción de tejados en que no se usan ni arneses ni redes bajo cubierta para posibles caídas. O la utilización de andamios sin accesos interiores", indican.

Aunque no pueden ofrecer una estadística concreta, sí observan que se dan más situaciones de incumplimiento por parte de las empresas que de los trabajdores. "Queda mucho camino para llegar a una cultura y sensibilización de la prevención". Los miembros de la asociación señalan que la mayoría de las compañías cumplen las medidas de prevención, pero "en momentos concretos el trabajador no lo hace y tampoco el jefe de obra. Por ejemplo, colocan andamios antiguos porque el montaje del homologado requiere mucho tiempo", explican.

Sin barandillas de protección

Avatep alerta de lo que ocurre en los huecos para los ascensores en la construcción de edificios. "Colocan la barandilla de protección, pero luego los propios trabajadores la quitan porque es más cómodo para transportar cargas. Esto es muy habitual. Y en los andamios, algo parecido: quitan una barandilla y luego no la colocan. ¿Qué haces en las empresas donde los trabajadores pasan de la seguridad?"

Acabar con el incesante goteo de accidentes y fallecidos es, a su juicio, una tarea tanto de las empresas como de los empleados. "Las compañías tienen que estar más pendientes de la seguridad que de la productividad y tomárselo más en serio. Y los trabajadores deben verlo como algo incómodo, que está en una segundo escalafón", opinan.

Los técnicos sí consideran que las empresas más grandes tienen una mayor conciencia de seguridad. "En las pequeñas, no y encima cuando vas te dicen que no les des la lata".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2007