Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del dólar abarata la compra de Compass por el BBVA

El BBVA ha cerrado la compra de Compass por un importe de 9.115 millones de dólares (6.655 millones de euros), lo que supone una rebaja sustancial sobre los 9.600 millones de dólares (cerca de 7.400 millones de euros en aquel momento) en que se cifró la operación al anunciarse el acuerdo de compra, a mediados de febrero de este año. La diferencia se debe, por un lado, a la apreciación del euro frente al dólar, y, por otro, a la caída de las acciones del BBVA que se emiten como parte de la contraprestación. BBVA, además, ha logrado cerrar la operación antes de lo previsto inicialmente.

Como parte del precio, el BBVA entrega 196 millones de acciones de nueva emisión, un 5,5% del capital actual. Realizará la ampliación de capital este lunes a un precio de referencia de 16,77 euros por acción (la cotización de cierre del jueves) y los títulos empezarán a cotizar lo antes posible. Además, el BBVA pagará en metálico 4.612 millones de dólares (3.368 millones de euros) a los accionistas de Compass.

La inversión es la mayor realizada jamás por el BBVA y la quinta en EE UU en dos años y medio. Con la compra, BBVA USA refuerza su posición en el mercado estadounidense, donde se sitúa entre los 20 primeros bancos del país tras haber invertido un total de 12.600 millones de dólares (9.200 millones de euros) en los últimos dos años y medio.

Compass es uno de los principales bancos del llamado Sun Belt, la franja que recorre el sur de Estados Unidos desde California hasta Florida, una de las zonas más atractivas del país por su crecimiento económico y demográfico, y que el BBVA ha definido como estratégica para su expansión.

Sin hipotecas 'basura'

Según un comunicado emitido ayer por el banco español, "la actividad de Compass es similar a la que desarrolla BBVA, que se centra en la banca comercial y minorista: el banco tiene una cartera crediticia de alta calidad y no participa en el negocio subprime". El banco español trata así de evitar cualquier castigo por estar comprando un banco en Estados Unidos justo en el momento en que ese mercado está en el ojo del huracán de la crisis crediticia por la concesión de hipotecas basura o subprime.

El BBVA USA se sitúa tras esta última adquisición entre los 20 primeros bancos de EE UU, con 622 oficinas, activos de 47.000 millones de dólares, créditos por 32.000 millones y depósitos por 33.000 millones. BBVA USA se convierte en líder regional en los Estados de Tejas, Alabama, Arizona y Nuevo México, y obtiene una presencia destacada en Florida y Colorado, atendiendo un mercado potencial de 100 millones de habitantes.

El Grupo comenzó su estrategia de expansión en 2004 con el anuncio de la adquisición de Valley Bank en California para desarrollar servicios bancarios básicos y envío de remesas. En 2005 y 2006 adquirió Laredo National, Texas Regional y State National, entidades con actividad en Texas y Nuevo México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2007