Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regreso de Santi Millán y el juego de convivencia 'La masia de 1907' marcan el otoño de TV-3

La consolidación de las nuevas televisiones generalistas y la progresiva fragmentación de la audiencia permiten presagiar que la temporada 2007-2008 será una de las más competidas de los últimos tiempos. Los responsables de TV-3 comienzan el curso con ilusiones renovadas y hacen frente al temporal que se avecina apostando por aquellos espacios que ya cosecharon buenos resultados de audiencia el pasado otoño.

Pero además están las apuestas, a modo de guinda. Así, Santi Millán vuelve a la televisión autonómica con un programa de humor propio. Arranca también La masia de 1907, que acogerá a dos familias catalanas que competirán por adaptarse al estilo de vida rural de principios del siglo pasado. Y Polònia ficha al camaleónico Carlos Latre, quien incorporará algunas de sus parodias al popular espacio de sátira política que tan buenos resultados de audiencia cosechó la temporada pasada. A esas novedades habrá que añadir

las evoluciones de espacios clásicos como el magazine Els matins -un referente informativo-, o los retoques de El club.

La consigna al elaborar la parrilla era mantener la solidez de la programación diurna, compuesta por magazines e informativos, y apostar por la producción propia y la variedad de géneros en la franja de máxima audiencia, como explicó ayer Carme Baste, responsable de programas de la cadena.

Las series de ficción de la casa vuelven a ocupar un lugar preferente. Los lunes y los martes por la noche regresa Ventdelplà, con nuevas tramas, y a lo largo del otoño se estrenará la cuarta y última temporada de Porca Misèria, premio Ondas 2006. La serie, dirigida y protagonizada por Joel Joan, se despide de la audiencia con 13 nuevos capítulos que comienzan con sus protagonistas cargados de dudas y a punto de emprender estimulantes retos profesionales. En los próximos meses comenzará a cocinarse una nueva propuesta dentro del capítulo de la ficción propia: 13 anys i un dia, una sitcom protagonizada por Joan Pera y Roger Pera, padre e hijo en la ficción y la realidad. Aquí, interpretarán a un ladrón que da con sus huesos en la cárcel y a un joven que se empeña en recuperar el botín.

'Reality' a la catalana

Sin embargo, uno de los estrenos más esperados es La masia de 1907. TV-3 ha experimentado en ocasiones con formatos cercanos al reality, pero la acogida de los espectadores no ha conseguido satisfacer siempre las expectativas generadas. Ahora, la cadena se ha propuesto reunir a dos familias en una antigua casa rural para que aprendan a convivir sin los adelantos de nuestro tiempo. Durante dos meses, los participantes tendrán que atender la finca a la antigua usanza (con utensilios y ropajes de la época) y podrán explicar a la audiencia la dificultad que entraña vivir como se hacía a principios del siglo XX.

Entre los programas de divulgación y en el capítulo documental también hay algunas novedades. Sin ir más lejos, La zona fosca propondrá un singular recorrido por la historia del crimen en la Cataluña del siglo XX, sin entrar en la morbosidad y el sensacionalismo. Un lloc per viure nacerá, en cambio, para abordar un tema de actualidad: la vivienda y el progresivo encarecimiento que ha experimentado en los últimos años. Mientras que Material sensible se nutrirá de las películas familiares de decenas de catalanes para recomponer en imágenes, a partir de escenas cotidianas, el pasado siglo.

Los programas dedicados a la literatura no tienen una vida fácil en televisión, pero el Canal 33 mantiene L'hora del lector, con Emilio Manzano al frente. También repite por segunda temporada consecutiva No em ratllis, con Julia Otero, además de Tvist y otros espacios clásicos de la cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007