Reportaje:

Maria Callas vuelve a La Scala

El gran teatro de Milán se abre para conmemorar el 30º aniversario de la muerte de una de las mejores sopranos de la historia

El 16 de septiembre 1977 murió en París Maria Callas (1923-1977), una de las mejores y más discutidas sopranos de la historia de la ópera. La Scala de Milán, el teatro que la hizo famosa, se abrirá gratuitamente al público para dedicarle dos exposiciones y se convertirá, además, en cine durante un día, para proyectar una película sobre su vida.

Todo comenzará el día 14 cuando se inaugure en el Museo Teatral y en los palcos Arturo Toscanini dos exposiciones: Los trajes de la escena e Imágenes entre bastidores. En la primera se podrá contemplar el vestuarios original que la Callas lució en las representaciones en este teatro y que se conservan actualmente en el archivo. En la segunda se presentará una serie de fotografías de la cantante fuera de la escena. En su mayoría son inéditas. El domingo 16, día en que se conmemora el aniversario de su muerte, las puertas del teatro se abrirán para presentar en preestreno mundial la película Callas absoluta, de Philippe Kohly.

"En recuerdo de Maria y para homenajear a la gran cantante que fue se han organizado estas dos exposiciones. En particular, el público podrá acceder gratuitamente al teatro el 16 de septiembre", ha explicado la alcaldesa de Milán, Leticia Moratti. "El acceso gratuito permitirá también a los no aficionados conocer el teatro y disfrutar de la película que se centra en la relación única que la soprano greco-estadounidense tuvo en los años cincuenta con La Scala", añadió el director artístico de la institución, Stéphane Lissner.

En estos días de homenaje a la gran cantante se presentará además un libro fotográfico titulado Maria Callas, los años en La Scala (Allemandi). Porque los años en Milán de La Divina fueron todo menos fáciles. Ya conocida y aplaudida en Grecia, cuando llegó a Milán en 1947 para casarse con Giovanni Meneghini fue inicialmente rechazada por el entonces director de la institución Arturo Toscanini. "Tiene mala voz", dijo entonces el maestro, según sus biógrafos. Pero ella trabajó duro. "Perdió 30 kilos y colgó en su cuarto una foto de Audrey Hepburn para hacerse fuerte", aseguró el cineasta italiano Franco Zeffirelli al diario La Stampa. También fue a un diseñador y le pidió: "Enséñame a vestirme".

Con estilo y cuerpo nuevos volvió a entrevistarse con el director de La Scala para pedir una audición. Callas hizo su debut en el teatro de Milán en 1950 con la ópera Aida. Se trataba de una sustitución. Finalmente, en 1951 Toscanini le dio el papel de Lady Macbeth en la obra de Verdi. Todo esto fue antes de su encuentro con Aristóteles Onassis y del comienzo de la fase crítica de su carrera.

En mayo de 1959 conoció al magnate griego Aristóteles Onassis, que quedó impresionado con su fuerza y comenzó a cortejarla hasta que logró deshacer el matrimonio de la Callas. Maria, totalmente enamorada de Onassis, empieza a dejar de cantar. Se quedó embarazada y Onassis la obligó a abortar. Luego entró en escena Jacqueline Kennedy y el magnate griego dejó a la cantante.

Maria Callas no se repuso nunca de este golpe y cayó en una fuerte depresión, incluso llegó a perder su magnífica voz. Aun así, a finales de los convulsos años sesenta, se recuperó y decidió regresar a los escenarios. Pero su voz ya no era la misma. Al final de su vida, la Callas se recluyó en París en un apartamento donde murió el 16 de septiembre de 1977. Aquellos que estaban cerca de ella pensaron que la causa de la muerte fue la tristeza y la soledad en la que se vio sumida en los últimos años. Otros, los médicos, aseguraro

n que fue un fallo cardiaco.

Maria Callas.
Maria Callas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS