_
_
_
_

Bustos aparta a su tío constructor de la empresa municipal de vivienda de Sabadell

Melquíades Garrido, tío carnal del alcalde de Sabadell, el socialista Manuel Bustos, ya no se sentará en el Consejo de Administración de la Empresa Municipal de Vivienda (Vimusa). Ayer, el Ayuntamiento emitió un comunicado en el que anuncia que, a partir de ahora, en la dirección tan sólo figurarán cargos electos -es decir, concejales- y "altos cargos" municipales. La razón, según Bustos, para "evitar malas interpretaciones".

Tales "malas interpretaciones" no son otras que el acoso de la oposición, excepto el PP y en parte Esquerra Republicana, después de que EL PAÍS revelara que Vimusa realizó adjudicaciones, por concurso público, a empresas relacionadas con el tío del alcalde. Entre otras, la empresa Frank Font recibió el encargo de construir la promoción de viviendas Serra 1, que al final realizó Enterprise Sistem Architec. Si en Frank Font figuraba tan sólo un socio de Melquíades Garrido, en Enterprise ya aparecen cuatro socios.

Ayer, Bustos convocó a los grupos municipales para explicarles estas adjudicaciones. Ni Iniciativa per Catalunya (ICV) ni Convergència i Unió (CiU) y ni siquiera la Entesa salieron convencidos de la reunión. Las tres formaciones admitieron que la documentación sobre la adjudicación es rigurosa. El problema, aseguraron, es que el Ayuntamiento no pudo justificar por qué finalmente las obras fueron ejecutadas por Enterprises Sistem Architec. "En ningún momento se formalizó ninguna cesión o subrogación de la obra de Frank Font a Enterprises Sistem Architec", sostienen los ecosocialistas.

Una "ilegalidad"

Otra crítica de ICV fue la "negativa del equipo de gobierno a facilitar la información solicitada sobre las adjudicaciones realizadas en los últimos ocho años a empresas vinculadas a socios de Melquíades Garrido". El portavoz de CiU, Carles Rossinyol, aseguró haber "salido más preocupado" de la reunión. "Se ha cometido una ilegalidad y tendremos que valorar cuál es el siguiente paso a dar", precisó.

La Entesa lamentó que el alcalde siga sin dar explicaciones públicas y críticó la "falta de transparencia". En cambio, Esquerra salió satisfecha de la entrevista. El portavoz de los republicanos, Magí Rovira, admitió que se había cometido un error de "forma", pero que "la ciudad no salió perjudicada, porque las obras se llevaron a cabo según los términos previstos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Los populares dieron por cerrada la polémica. "No ha habido ningún error en la adjudicación", precisó el portavoz popular, Jordi Soriano. "En el Consejo de Administración de Vimusa, en el que están representadas todas las formaciones políticas, cuando se adjudicaron las obras ya se informó de que quien acabaría ejecutándolas sería Enterprise Sistem Architec", añadió Soriano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_