Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lluvias en agosto superan en un 36% la media histórica

La ministra Narbona advierte de que "en absoluto" se puede dar por acabada la sequía

La lluvia ha trastocado los planes de más de uno en agosto. El mes pasado ha sido el agosto más lluvioso de los últimos cinco años. Las precipitaciones caídas en España hasta el día 26 superan en un 36,8% la media histórica de este mes en los últimos 30 años. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, advirtió esta semana de que "en absoluto" se puede decir que se ha acabado la sequía.

"Que haya sido un verano lluvioso es un hecho puntual", afirma Jaime Ribalaygua

En el cuarto agosto más lluvioso desde 1990, se ha registrado una media de 31,2 litros por metro cuadrado, cuando la media histórica de los últimos 30 años es de 22,8. En más de 18 provincias las precipitaciones se han llegado a incrementar en un 600%. Sobre San Sebastián, por ejemplo, en 26 días han caído 268 litros por metro cuadrado, siendo la media de 25,7. Entre el domingo 19 y el viernes 24 cayó en la capital donostiarra casi tanta agua como en un agosto completo de los últimos años. Es más: agosto de 2007 ha sido el más lluvioso desde 1928.

En otras ciudades, no tan acostumbradas al agua como las del norte, también se ha notado el incremento. Es el caso de Ávila, Toledo o de Huelva, donde este verano se han registrado una media de 35,5 litros por metro cuadrado, cuando en tres décadas lo habitual era medio litro.

Esta tendencia al alza no supone, sin embargo, ningún cambio extraordinario para Jaime Ribalaygua, presidente de la Fundación para la Investigación del Clima, que advierte: "Es peligroso mezclar el cambio climático con la variabilidad del clima; que haya sido un verano menos caluroso y más lluvioso de lo que se esperaba, no quiere decir que la tendencia del cambio climático haya cambiado; cada año hará más calor, aunque, como en todo, habrá excepciones".

Tampoco cree Ribalaygua que se vaya a recordar este último agosto por las precipitaciones caídas. "No ha sido algo tan marcado como la ola de calor de 2003, ha sido un hecho puntual".

Lo que ha quedado demostrado, según este experto, es que la previsión meteorológica estacional -la que se emite para los próximos meses, a corto plazo- en Europa "tiene poca fiabilidad". Todo el mundo daba por hecho que, después de un invierno frío, el verano iba a ser, además de caluroso, poco lluvioso. "Los gobiernos lo hacen por prevenir, pero lo cierto es que no se ha detectado una manera, como en Estados Unidos, que permita tener una previsión fiable".

Como ya ocurriese con los datos de los incendios forestales, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, fue esta semana bastante cauta y no quiso lanzar las campanas al vuelo. "En absoluto se puede hablar de que se ha acabado la sequía, sobre todo en el sureste de España, sería una locura", precisó. Narbona recalcó que la situación es aún grave en las cuentas del Júcar y del Segura, "donde las reservas están todavía muy por debajo de las medias históricas". En este sentido, Jaime Ribalaygua comparte la posición de Medio Ambiente: "No nos podemos engañar; para que podamos hablar de que se ha acabado la sequía, tiene que llover mucho durante muchos años seguidos".

Los embalses de Cantabria y el País Vasco son los que presentan una mejor situación de reserva, con más del 80% de agua embalsada, un 20% más que a estas alturas el pasado año. En las cuencas del Júcar y del Segura, que se encuentran a un 17,5% y un 16% de capacidad, respectivamente, la situación ha mejorado si se compara con agosto del año pasado, aunque aún está por debajo de la media histórica, en casi un 10% en el caso del Júcar.

Por otra parte, el director general del Agua, Jaime Palop, afirmó ayer en Santander que Medio Ambiente dispondrá en 2008 de una cartografía de zonas inundables, en la que "por primera vez" quedará constancia de forma pública de qué terrenos están bajo el riesgo de quedar afectados por una crecida. Además, la cartera de Narbona trabaja en la creación de un registro de aguas informatizados, que permitirá saber quién tiene algún derecho o concesión sobre el agua o sobre los espacios del dominio público hidráulico en toda España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de septiembre de 2007